domingo, 6 de marzo de 2011

PINTURA GÓTICA



En el mundo gótico la pintura adquiere una gran importancia y se manifestará de forma variada según las zonas.

La diferenciación con respecto al Románico comienza por los emplazamientos, que serán distintos, la pintura mural pierde fuerza ya que las catedrales góticas abren muchos vanos, por lo que el tamaño de los muros se reduce al mínimo posible y no se decorará con frescos.

Se busca así nuevo emplazamiento a la pintura, vinculándola principalmente a las capillas: tablas, dípticos, trípticos, polípticos,… en resumen: Retablos pictóricos, que se identificarán mucho con los retablos escultóricos, la estética es la misma.

Las fuentes de inspiración son variadas: La Leyenda Áurea, hagiografías, libros de naturaleza, retratos,… pero sobre todo La Biblia, especialmente el Nuevo Testamento.

La técnica es fundamentalmente el Temple, con gran colorido, utilizando principalmente los tonos planos, pero ya van introduciendo tonalidades que permiten el estudio de las sombras y volúmenes. Recordemos que el temple mezcla los colores naturales con yema de huevo, el pintor prepara las superficies con una capa de estuco húmedo que absorbe la pintura y la fija. Es de secado rápido, por lo que es trabajoso retirar el estuco no utilizado cuando se deja de trabajar y volver a darlo cuando se reinicia el trabajo.

Pero la gran aportación será el óleo, que procede de Flandes y que se irá extendiendo poco a poco por el resto de Europa. El óleo permite con mayor fluidez resaltar las luces y sombras, estudiar el volumen y la profundidad. Es una pintura más brillante y permite los retoques. El óleo mezcla los colores naturales con aceite, de manera que ya no es necesario aplicar la capa de estuco para que fije, aunque es común que algunos pintores apliquen una ligera tela sobre la tabla y pinten sobre ella.

ESTILOS DE LA PINTURA GÓTICA (pincha cada arte para ver)

- Pintura Franco-Gótica: conocida también como “Gótico Lineal” o “Pintura Protogótica”, se desarrolla en los siglos XIII y XIV. Es el puente entre el Románico y el Gótico, y generaliza la pintura sobre tabla.

- Pintura Italianizante o Italogótico, que se corresponde con el Treccento Italiano (s. XIV).

- Pintura Gótico Internacional, que se desarrolla la segunda mitad del siglo XIV y la primera del XV.

- Pintura Gótico-Flamenca: que abarca los siglos XV y principios del XVI.

Dependiendo de las zonas, el gótico terminará antes o después, Italia inicia el Renacimiento en el siglo XV, siendo la primera que rompe con el estilo gótico. En España se entremezclará mucho con las formas renacentistas, de forma que hasta el siglo XVI no podemos hablar de Renacimiento pleno en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada