miércoles, 23 de noviembre de 2011

ESCULTURA RENACENTISTA ITALIANA DEL QUATTROCENTO: LUCA DELLA ROBBIA

LUCA DELLA ROBBIA (Florencia, 1399/1400-Florencia, 1482)


Es el más famoso de los miembros de una familia de artistas florentinos, él fue quien inició esta tradición ya que su familia se dedicaba a los tintes, pero desde muy joven mostró su gusto por la escultura y su padre lo colocó de aprendiz en el taller del orfebre Leonardo donde aprendió las artes menores y adquiere su gusto por los lacados.


Durante algún tiempo trabajó con su hermano Marco que muere en 1443 quedándose Luca a cargo de sus cinco sobrinos, con los que trabajó en el taller familiar, entre ellos destacará Andrea, que será quien se hará cargo del taller y colaborará estrechamente con su tío.


Introducirá la técnica de la terracota esmaltada que se hará muy popular en su época, pudiendo ser utilizada en espacios interiores y exteriores. Los colores dominantes son el blanco principalmente para las figuras y el azul para los fondos; los detalles secundarios se colorean en amarillo y verde.


Se sabe poco de sus primeras obras, la primera que nos consta es la más conocida, la Cantoría de la Catedral de Florencia, realizada cuando ya superaba los 30 años. Esta obra le coloca a la altura de artistas contemporáneos como Ghiberti y Donatello, pero será más conocido por la realización de Madonnas en terracota blanca sobre fondos pintados en azul. Los marcos se decoran con guirnaldas de flores, vegetales o frutas.


Su obra será continuada por su sobrino Andrea della Robbia, que imita su técnica.


Realiza retablos, paneles y tondos para las iglesias, y ornamenta también construcciones como la Capilla Pazzi. Los tondos son platos de cerámica decorativa, pueden ser redondos, cuadrados, rectangulares,...


“Cantoría de la Catedral de Florencia” (Mármol, 1431-1438, Museo dell'Opera del Duomo, Florencia). Se trata del púlpito para el órgano encargado en 1431 a Luca della Robbia que por entonces era un desconocido, y que se situó originalmente sobre la puerta de la Sacristía Norte de la Catedral también conocida como Puerta Nueva, justo enfrente de la realizada por Donatello situada sobre la puerta de la Sacristía Sur, ambas fueron desmontadas en 1688 siendo sustituidas por un púlpito que celebraba la boda de Fernando de Medici con Violante Beatriz de Baviera. Una vez desmantelada la reconstrucción de la cantoría de della Robbia fue un problema.


Representa en imágenes el Salmo 150 de David “Laudate Dominum”, que aparece escrito en letras romanas en las tres fascias del púlpito. Las figuras en alto-medio-bajo-relieve representan niños y niñas cantando y bailando junto con amorcillos (putti).


La parte superior de la Cantoría se asemeja a los diseños de los sarcófagos romanos, compartimentando las escenas en molduras rectangulares que se separan mediante dobles pilastras con capiteles compuestos. Se trata de cuatro molduras frontales y otras dos laterales, una en cada lateral del cuerpo superior. El conjunto queda enmarcado por las palabras del “Laudate Dominum”.


El cuerpo superior sobresale apoyado en ménsulas clásicas con decoración vegetal que a su vez sirven de separación a otras cuatro molduras situadas en un plano más profundo.





Las molduras superiores frontales muestran: músicos tocando la trompeta, niñas cantando el Salterio, niñas tocando la cítara y niños tocando el tambor.



Los diez relieves muestran a niños y niñas tocando instrumentos, cantando y bailando, poniendo imágenes al Salmo 150 de la Biblia. Probablemente Luca se dejó aconsejar por Brunelleschi para la realización de esta obra y el encargo de la segunda Cantoría a Donatello, que regresó de Roma a Florencia en 1433, inició una rivalidad entre los dos escultores que se reflejan en el mayor movimiento y calidad de los relieves realizados por della Robbia en esta etapa.







Las molduras inferiores muestran a putti bailando, niños tocando el órgano, el arpa y otros instrumentos de cuerda, putti tocando la pandereta, y niños tocando los platillos.





Las molduras inferiores muestran a putti bailando, niños tocando el órgano, el arpa y otros instrumentos de cuerda, putti tocando la pandereta, y niños tocando los platillos.







El relieve lateral izquierdo muestra un grupo de niños cantando en el coro con un libro de cánticos, y en el lateral derecho niños cantando con un pergamino.



“Molduras del Campanile de la Catedral de Florencia” (Mármol, 1437, Museo dell'Opera del Duomo, Florencia). Se trata de un encargo realizado para terminar el trabajo inconcluso de Andrea Pisano, realizó cinco paneles exagonales que se situaron en la cara norte del Campanile y que representaban las artes liberales (Gramática, Lógica, Música, Astrología, Aritmética y Geometría). El artista trató de seguir los modelos goticistas de Pisano, pero se dejó influenciar claramente por los artistas de su época como Jacopo della Quercia, Ghiberti, Donatello y Michelozzo.


La Aritmética y Geometría muestran a Euclides y Pitágoras en diálogo, sus figuras muestran la influencia de Jacopo della Quercia.




La Lógica, en la que, según Vasari, el escultor interpretó un diálogo entre Platón y Aristóteles, muestra la influencia de Donatello.




La Gramática que muestra un entorno arquitectónico con clara influencia de Michelozzo. Prisciano se muestra como maestro frente a unos pupilos.




La Música, representa a Orfeo tocando mientras que es escuchado por un grupo de animales. Se dice que la música de Orfeo movilizaba las rocas y las piedras, lo que ha sido interpretado en este caso como la aparición milagrosa de la ciudad de Florencia como consecuencia de la acción de los dioses y la divina providencia.


Astrología, que representa con la figura de Ptolomeo, creador de la teoría Geocentrista que sostenía que la Tierra permanecía inmóvil y era el centro del Universo. También fue el creador del Horóscopo.




“Tribuna de San Zenobio” (Mármol, 1439, Museo Nazionale del Bargello, Florencia. Para la que realizó dos bajorrelieves: “Liberación de San Pedro de la Cárcel”




y la “Crucifixión de San Pedro”. Ambos muestran una clara influencia de la pintura que Masaccio estaba realizando desde 1429 para la Capilla Brancacci (Santa Maria del Carmine, Florencia). En el caso de la Crucifixión de Pedro, parece inspirarse en la representación que hay en la pedrela del retablo de Pisa realizado también por Masaccio en 1426.






“El Tabernáculo Peretola” (Mármol, bronce y terracota esmaltada, 1441, Santa Maria, Peretola). Se trata de la primera ocasión en la que della Robbia introduce la terracota esmaltada en una obra, a partir de ahora lo hará con profusión. Las esculturas de bronce de esta obra no son de della Robbia. En un marco clásico representa la Trinidad, con Dios Padre en el tímpano, Cristo muerto en los brazos de un ángel flanqueado por la Virgen y San Juan Evangelista en el centro y el Espíritu Santo en bronce en la parte inferior sobre otro bronce que representa a Cristo victorioso con la Cruz y que es la puerta del sagrario que aparecen flanqueados por ángeles, en la parte inferior.




“Tondos de la Capilla Pazzi” (Terracota esmaltada, 1440’s, Capilla Pazzi, Santa Croce, Florencia). Se trata de doce medallones que decoran los muros de la capilla realizada por Brunelleschi, y que representan a los doce apóstoles. Decora también las pechinas con las figuras de los cuatro evangelistas, así como la cúpula del pórtico. La atribución a Luca no es definitiva, hay autores que afirman que son del propio Brunelleschi, otros las atribuyen a Donatello y otros a Andrea della Robbia. Pero la atribución más probable es a Luca.




Tondo de Santiago el Mayor, con los atributos propios del Santo Compostelano: la vieira y la vara de peregrino.




La cúpula del pórtico muestra una decoración a base de tondos florales formando círculos concénticos que rodean un gran tondo central con el escudo de la familia Pazzi.



“Puerta de la Sacristía Norte”, Catedral de Santa María de las Flores (Terracota esmaltada y bronce, 1442-1475, Florencia). Se trata de la puerta que se situada directamente bajo el emplazamiento original de su Cantoría.




En “La Resurrección” (1442-1445, terracota esmaltada). La composición es ya totalmente Renacentista, con el eje central en la figura de Cristo y el tratamiento anatómico de las figuras que refleja claramente la influencia de los escultores más avanzados de su época.




“Las puertas de bronce” fueron encargadas originalmente a Donatello en 1437, pero en 1446 se retiró dicho encargo ya que el escultor no había realizado en trabajo encargado, y se transfirió a Della Robbia, Michelozzo y Maso di Bartolomeo que no los inician hasta 1475 cuando reciben el pago del trabajo. De los 10 paneles, 9 son de della Robbia, y solo uno, el situado en la parte inferior izquierda que representa a San Gregorio Magno, se atribuye a Bartolomeo. Las puertas miden 420 x 200 cm, los paneles: 53 x 53 cm cada uno. En los paneles se representan figuras flanqueada por ángeles entre las que vemos a la Virgen y el Niño, los cuatro evangelistas y cinco santos, entre ellos el patrón de Florencia, San Juan Bautista.




“La Visitación” (Terracota esmaltada, 1445, San Giovanni Fuorcivitas, Pistoia). Escultura de tamaño natural que se encuentra en uno de los nichos de esta Iglesia de Pistoia. Para muchos estudiosos es obra de su sobrino Andrea, en cualquier caso parece una colaboración entre tío y sobrino con clara influencia de Il Verrochio.




“Madonna con el Niño” (Terracota esmaltada, 1445-1450, Museo del Hospital de los Inocentes, Florencia). Con esta imagen inicia una tradición que será muy bien recibida por el público de la época. Sus Madonnas muestran llenas de gracia, luz y paz y se convertirán en el sello distintivo de la familia della Robbia.




“Madonna con el Niño” (Terracota esmaltada, 1445-1450, Metropolitan Museum of Art, Nueva York). Muestra las dos figuras dentro de un nicho enmarcadas por un arco de medio punto. El niño se muestra sosteniéndose sobre uno de sus pies con gesto cariñoso mientras su madre le sostiene evitando así que caiga. Esta Madonna influirá mucho en las pinturas que se realicen con el mismo tema en época contemporánea y posteriormente, entre otros autores Fra Filippo Lippi seguirá este modelo para sus pinturas.




“Madonna con el niño” (Terracota esmaltada, ?, Palazzo di Parte Guelfa, Florencia).




“Tondo de la Madonna con el Niño” (terracota esmaltada y madera, 1440´s, colección privada). Se trata de uno de los modelos más populares de della Robbia que realizaba un molde del que se hacían varias copias en serie, han llegado a nosotros al menos nueve réplicas de esta obra.




“Ascensión de Cristo” (terracota esmaltada, 1446, Catedral de Florencia). Se situó sobre la Puerta Sur o de la Sacristía Vieja de la Catedral, bajo el emplazamiento original de la Cantoría realizada por Donatello. De nuevo vemos la composición triangular con la imagen de Cristo en el centro alrededor del cual se distribuyen los apóstoles.




“Ángeles sosteniendo un candelabro” (Terracota esmaltada, 1448, Catedral de Florencia). Realizados para el altar de la Capilla de la Comunión de la Catedral, se trata de dos ángeles de terracota originalmente esmaltados o dorados y con alas de madera.





Influirán en los ángeles realizados más tarde por Miguel Ángel para la tumba de Santo Domingo de Bolonia.




“Madonna y el Niño entre santos” (Terracota esmaltada, 1449-1450, Galleria Nazionale delle Marche, Urbino). Realizado por Luca della Robbia para el pórtico de la iglesia de San Domenico en Urbino. De nuevo una composición triangular cuyo eje central es la Virgen con el Niño realizados en un tamaño mayor que las de los santos, que son Santo Domingo, Santo Tomás de Aquino, San Alberto Magno y San Pedro Mártir. Es más que probable que influenciara notablemente sobre la obra pictórica de Rafael.




“Tondos con los meses del año” (Terracota esmaltada, 1450’s, Victoria and Albert Museum, Londres). Se trata de doce medallones que representan los meses del año y los trabajos propios de cada mes. Originalmente se encontraban decorando los muros de una sala del Palacio Medici de la Via Larga de Florencia, era la sala privada (studiolo) de Piero de Medici que fue destruida en 1659 cuando se amplió el Palacio. Originalmente se disponían en tres filas de cuatro tondos cada una amoldándose a la arquitectura.




En cada tondo aparece una figura masculina realizando el trabajo propio de cada mes. En el cielo coloca un sol resplandeciente con el signo zodiacal propio de cada mes y alrededor de la imagen central marca con una linea más clara la cantidad de sol de cada mes y más oscura el tiempo de oscuridad.




“Madonna del Jardín de Flores” o “Madonna del Roseto” (Terracota esmaltada, 1450-1455, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Muestra a la Virgen y el Niño en un jardín de flores, el niño hace un gesto de coger una de las flores.



“Madonna con el Niño entre ángeles” (Terracota esmaltada, 1450, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Conocida como Madonna de los Capuchinos, es una réplica de la Madonna con el Niño que decora la Puerta de bronce de la Sacristía Nueva de la Catedral de Florencia que vimos más arriba. Las imágenes parecen estar flotando sobre el agua.





“Tumba del Obispo Benozzo Federighi” (Mármol y terracota esmaltada, 1453, Santa Trinità, Florencia). Originalmente encargado para la Iglesia de San Pancracio de Fiesole, de donde era Obispo titular, fue trasladado a Santa Trinità en 1894. La figura del Obispo se encuentra yacente sobre un lecho, con la cabeza vuelta hacia el espectador, en los paneles del fondo la imagen central de Cristo, con el gesto de un Cristo yacente, y a los lados la Virgen y San Juan Evangelista. En la parte baja del lecho aparecen ángeles que portan una corona de laurel que rodea la inscripción funeraria. Una característica interesante es el adorno vegetal hecho de teselas de mayólica sobre fondo de oro que enmarca el monumento. Esta decoración es completamente nueva y original en el arte funerario.




“Madonna de la Manzana” (Terracota esmaltada, 1455-1460, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Esta obra está cargada de ternura pero también de simbolismo, la imagen de María muestra un equilibrio sobrio, mientras que el niño hace un gesto que se identifica con lo codicioso sosteniendo una manzana en sus manos. La manzana es el símbolo de la caída del hombre por el pecado, y Cristo es el hombre que acabará con el pecado y la muerte que son las consecuencias de la desobediencia de Adán y Eva. De forma tradicional se identificó la manzana con el fruto prohibido que Adán y Eva comieron en el Paraíso, aunque esto no es Bíblico, ya que la Biblia no especifica el tipo de fruta del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal que se encontraba en centro del Paraíso. El gesto del Niño nos parece indicar la decisión personal de Cristo de llevar a cabo este proyecto de Salvación, asumiendo que llegará a dar la vida por ello.




“Madonna con el Niño” (Terracota esmaltada, 1455-60, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Se trata de uno de los ejemplos de Madonna más conocido de della Robbia, el gesto sereno de la Virgen, el equilibrio, hacen del artista uno de los seguidores más fieles del Clasicismo greco-romano al tiempo que es un autor ya plenamente Renacentista.





“Tondo de Madonna y el Niño” (Terracota esmaltada, 1455-1460, Orsanmichele, Florencia). Se trata del escudo de armas de la Asociación de Médicos y Boticarios (Arte dei Medici e Speziali) en la fachada de Orsanmichele.




“Decoración de la bóveda de la capilla funeraria del Cardenal de Portugal” (terracota esmaltada, 1461-62, San Miniato Almonte, Florencia). Se compone de cinco tondos: el símbolo del Espíritu Santo en el centro y cuatro virtudes cardinales a su alrededor (fortaleza, templanza, la prudencia y la justicia). En esta capilla Luca trabajó con Baldovinetti, Antonio del Pollaiolo y Antonio Rossellino.



“Madonna con el Niño” (Terracota esmaltada, 1465, Santa Maria, Impruneta). Realizada para la Capilla de la Cruz. Muestra al niño recostado sobre el pecho de su madre que lo acoge protectora.



“Crucifixión” (Terracota esmaltada, 1465, Santa María, Impruneta). Este trabajo es parte de la decoración de la Capilla de la Cruz en la iglesia colegiata de Santa María en Impruneta. Esta capilla alberga un pedazo de madera de la Vera Cruz. El modelo perfecto de Cristo crucificado, flanqueado por la Virgen y San Juan, revela la influencia de Crucifijo de madera de Brunelleschi en Santa Maria Novella, Florencia.




"Retrato de una joven" (Terracota esmaltada, 1455, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Originalmente se atribuyó a su sobrino Andrea, hoy día se tiene por seguro que fue realizado por Luca. Sigue los gustos de la época, representando a la figura en un tondo. Por la manera de representarla parece una joven perteneciente a una familia de la nobleza, que sigue las modas de su tiempo. No se sabe si se trata de una representación idealizada o de un retrato de encargo, en todo caso se desconoce la identidad de la mujer representada.




“Madonna con el Niño entre ángeles” (Terracota esmaltada, 1475, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Conocida también como La Madonna di Via dell'Agnolo, se trata de una colaboración con su sobrino Andrea della Robbia, que realizó el ángel de la izquierda.




“Cristo y Santo Tomás” (Terracota, ?, Szépmûvészeti Múzeum, Budapest). Se trata de una escultura realizada para llenar un nicho en la pared de la Orsanmichele en Florencia, para lo que se convocó un concurso. El nicho contenía antes la estatua de San Luis de Donatello, la competencia fue ganada por Andrea del Verrocchio (1476).




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada