Buscar este blog

miércoles, 23 de noviembre de 2011

ESCULTURA RENACENTISTA ITALIANA DEL QUATTROCENTO: ANDREA DELLA ROBBIA

ANDREA DELLA ROBBIA (Florencia 1435-Florencia 1525)

Sobrino de Luca della Robbia, se formó y trabajó con él en su taller. Se inscribió en el Gremio de Artesanos de la Piedra y la Madera en 1458 como escultor pero no dejó el taller de su tío. Sus estilos son tan semejantes que se ha hecho difícil distinguir las obras de cada uno de ellos, muchas veces colaboraron en las mismas obras.

Utiliza principalmente como material la terracota y el esmalte, técnica desarrollada por su tío Luca.

Destaca como retratista, siguiendo los modelos de Donatello: figuras de medio cuerpo y bustos que se recortan en ocasiones disminuyendo hacia la base.

Cuando murió sus cinco hijos heredaron el taller, uno de ellos, Giovanni, destacó sobre los otros.

Madonna y el Niño entre San Cosme y San Damián” (Terracota esmaltada, 1466, Arciconfraternità della Misericordia, Florencia). Coronada por la figura de Dios Padre, aparece la Virgen en el centro con el niño en los brazos enmarcada por una rueda de querubines, en los laterales los santos Cosme y Damián. La predela contiene tres escenas: la Anunciación, la Natividad y la Adoración de los Magos.


Busto relieve de un hombre joven” (Terracota esmaltada, 1470’s, Liechtenstein Museum, Viena). Realizado para la familia Antinori. El joven aparece en un marco de flores, frutas y hojas que realzan el colorido del conjunto.


La Virgen adorando al Niño” (terracota esmaltada, 1470, Museo Nazionale del Bargello, Florencia).


Coronación de la Virgen” (Terracota esmaltada, 1474, Chiesa dell'Osservanza, Siena). Fue encargado por Pier Paolo Ugurgieri da Siena, vicario provincial de la orden franciscana, para decorar una capilla en la iglesia de la Estricta Observancia de Siena. En el centro, Cristo corona a su Madre acompañados por un grupo de ángeles cantores y santos de la orden franciscana. En la pedrela tres escenas marianas: la Anunciación, la Virgen entronizada y la adoración del Niño. El retablo está enmarcado por una elegante estructura arquitectónica decorada con flores de loto y palmetas.


Busto de un niño” (Terracota esmaltada, 1475, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Este busto llegó a la Bargello desde el Hospital de Santa Maria Nuova, en 1864. Algunos autores lo identifican con un retrato idealizado de Pietro Lo Sfortunato, hijo de Lorenzo el Magnífico.


Virgen de los Canteros” (Terracota esmaltada, 1475, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Se trata de un encargo realizado por el Gremio de los Canteros de Florencia, podemos ver alusión a este gremio en la pedrela mediante la representación de los emblemas de la hermandad en cuatro medallones. En el podemos observar la influencia mutua que ejercieron la pintura sobre su estilo de realizar la escultura, así como sus obras influirán en pintores del Renacimiento. La imagen de la Virgen y el Niño aparecen dentro de un nicho en forma de arco de medio punto, en cuyo intradós se representan angelotes en relieve, en el marco hay decoración floral de rosas blancas que simbolizan la pureza de la Virgen.


El Arcángel San Miguel” (Terracota esmaltada, 1475, Metropolitan Museum of Art, Nueva York). La figura del arcángel se asemeja al ángel de la Anunciación que realizó para el Santuario de La Verna por las mismas fechas. Puede que se tratara de un modelo para la otra escultura, de no ser así debió pertenecer a un conjunto mayor.


Relieves del Santuario de La Verna” (Terracota esmaltada, 1475-1490, Iglesia Mayor, La Verna). La Iglesia de La Verna se encuentra en los Apeninos Toscanos, se trata de un conjunto monástico franciscano aislado en las montañas a 1200 m. de altura sobre el Valle de Casentino. Es el lugar donde se cree que San Francisco recibió los estigmas. El complejo monástico incluye Santa María de los Ángeles, una pequeña iglesia fundada por San Francisco en 1218 y la Chiesa Maggiore (Iglesia de arriba), que se inició en 1348, pero no fue terminada hasta 1459. La Capilla de los estigmas fue erigida en el 1263 cerca del lugar donde ocurriera el milagro.

Las terracotas esmaltadas realizadas para esta Iglesia son la parte más importante de la obra de Andrea della Robbia. Destacan: “La Anunciación” (1475), “La Natividad” (1479) para los altares de dos de las capillas del la Iglesia Mayor, “La Crucifixión Alessandri” (1480) para la Capilla de los Estigmas y “La Madonna della Cintolla” (1486) para la Iglesia de Santa María de los Ángeles. También realizó “La Ascensión” (1490) para la Capilla Ridolfi.

La Anunciación” (1475), que representa el momento en que, después de haber hecho el anuncio, el Árcángel San Gabriel espera la respuesta de la Virgen María. Sobre ellos vuela el Espíritu Santo enviado por el Padre desde el cielo. El estilo suave y delicado de las figuras centrales recuerdan las figuras de la pintura de Sandro Botticelli y el David de Verrochio en la figura del ángel.


La Natividad” (1479) Muestra la imagen principal de María adorando a su Hijo, mientras desde el cielo Dios Padre contempla la escena rodeado por una corte de ángeles que entona el Gloria.


La Crucifixión Alessandri” (1480) Encargo de la familia Alessandri para la Capilla de los Estigmas. El gran retablo consta de una sola escena que ocupa toda la pared posterior de la capilla, reemplazando los frescos de Taddeo Gaddi y Jacopo del Casentino del siglo XIV. La escena se enmarca por un doble friso uno con cabezas de querubines alados, y otra de racimos de hojas y frutos que se generaliza en las obras realizadas por della Robbia para La Verna. Por encima de la Cruz aparece la representación del Sol y la Luna, en alusión a San Francisco y Santa Clara. Un cisne aparece coronando la Cruz, representa la melancolía y la Pasión, pero también el sacrificio y la pureza, es el autosacrificio y la vida de martirio abrazada por San Francisco en humildad.


La Madonna della Cintolla” (1486) en la Iglesia de Santa María de los Ángeles. Encargo de las familias Rucelai y Bartoli, sigue el modelo y estructura de los altares propio de la década de 1470-80. Representa a la Virgen María entregando su cinturón a Santo Tomás, el apóstol incrédulo. Se trata de una narración de los Evangelios Apócrifos según la cual María, ya fallecida se apareció a Tomás que iba de camino a reunirse con los apóstoles para acompañarla durante su muerte. Cuando llega a Jerusalén los apóstoles no saben aún que María ya ha muerto y Tomás les cuenta lo que ha ocurrido, sufriendo la incredulidad de sus compañeros apóstoles que entran en la casa y comprueban que es verdad lo que Tomás les ha contado.


La Ascensión” (1490) realizado en origen para el altar mayor de la Iglesia Mayor de La Verna y luego trasladada a la Capilla Ridolfi el año 1601. La obra fue realizada con ayuda de escultores de su taller y se cree que fue terminada por alguno de ellos.


Retablo de la Trinidad” (Terracota esmaltada, 1485-86, Catedral de Arezzo). En la catedral de Arezzo dedicada a San Donato, este retablo monumental de Andrea della Robbia muestra la Santísima Trinidad entre los Santos Bernardo y Donato. En la pedrela aparecen penitentes adorando al Niño que está en brazos de la Virgen María.


Tondos del Hospital de los Inocentes” (Terracota esmaltada, 1487, Ospedale degli Innocenti, Florencia). El Hospital de los Inocentes es uno de los primeros edificios construidos en el Renacimiento, obra maestra de Brunelleschi y construido entre 1421 y 1424. Se concibió como un refugio para huérfanos y niños abandonados.


Sus nueve arcos están decoradas con tondos de terracota esmaltada realizados por Andrea della Robbia, que representan simbólicamente los bebés que buscan la caridad de los ricos de Florencia.


Dentro de cada tondo un bebé en pañales sobre fondo azul asemeja las ruedas en las que se colocaba a los bebés abandonados y que se hacían girar para introducirlos en el interior del edificio, a la manera de los tornos de los monasterios de clausura. No todos los tondos son los originales, algunos son copias realizadas en el s. XIX.



Madonna y el Niño entre San Esteban y San Lorenzo” (Terracota esmaltada, 1489, Catedral de Prato). La fachada de la catedral de Prato tiene un único pórtico central con una puerta adintelada rematada por un arco gótico. En la luneta sobre la puerta se encuentra la escultura en terracota vidriada de Andrea della Robbia que representa a la Virgen con el Niño, san Esteban y san Lorenzo. Original el marco de arco apuntado polilobulado enmarcando en cada lóbulo un querubín.

Virgen María adorando a Cristo niño” (Terracota esmaltada, 1490, colección privada). Se trata con seguridad de la decoración de una luneta del Monasterio Carmelita de Santa María Magdalena de Pazzi en Florencia, en la que trabajó della Robbia en la década de los 80-90.


Oración en el huerto” (Terracota esmaltada, ?, Musée du Louvre, París). Se considera una obra tardía del autor ya que los colores, originalmente explotados por sutiles efectos estéticos, se hicieron con el tiempo más brillantes, a menudo estridentes, y la técnica tiende a bajar al nivel del arte popular, como en este caso. Es la consecuencia lógica de la realización casi en serie de las obras.

Anunciación” (Terracota esmaltada, 1793, claustro del Hospital de los Inocentes, Florencia). Realizada por encargo de Francesco del Pugliese para el claustro del Hospital de los Inocentes. Las figuras muestran gran opulencia y complejidad en la realización de los ropajes, lo que muestra la influencia de Il Verrocchio.

Abrazo entre San Francisco y Santo Domingo” (Terracota esmaltada, 1493-1495, Spedale di San Paolo, Florence). El Hospital de San Pablo en Florencia se encuentra en un complejo que data del siglo XIII. Fue utilizado como refugio para los enfermos, los pobres y mendigos. En 1221 los frailes dominicos se encontraban aquí antes de trasladarse al convento de Santa Maria Novella. Se dice que el encuentro entre San Francisco y Santo Domingo tuvo lugar en las instalaciones del hospital y el evento se muestra en una luneta de terracota vidriada de Andrea della Robbia. El relieve simboliza la unión de franciscanos y dominicos.

Piedad” (Mármol, 1495, Santa Maria delle Grazie, Arezzo). Realizada como un adorno para la Virgen de la Misericordia, obra de Parri Spinello. Ésta es la única obra conocida en mármol de Andrea della Robbia. La Piedad bajo el altar es comparable con composiciones similares de terracota del autor.

Adoración del Niño” (Terracota esmaltada, 1490’s, Szépmûvészeti Múzeum, Budapest). Probablemente se trata de una obra realizada por su taller, no directamente por el maestro.


Madonna y el Niño entre ángeles” (Terracota esmaltada, 1505, Catedral de Pistoia). Se trata de una de las últimas obras del autor. Destaca porque la composición es asimétrica, la Virgen se desplaza ligeramente hacia la izquierda, lo cual no es propio del equilibrio renacentista.

Altar del Sacramento” (Terracota esmaltada, 1512, Iglesia de los Santos Apóstoles, Florencia). Considerada la última obra del autor. Destaca por el realismo de la guirnalda de frutas que rodea el conjunto y que será muy imitada por su hijo Giovanni.

No hay comentarios:

Publicar un comentario