jueves, 9 de julio de 2009

ARTE MOZÁRABE (s. IX-XI): ORÍGENES Y CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES

Los siglos X y XI fueron críticos para Europa en lo político y en lo artístico, se produce un cambio y una evolución impulsada principalmente por la Iglesia.

En España este cambio recibió también importantes influencias del Islam, ya que la mayor parte de la Península vivía bajo control musulmán. Aquellos que no se convirtieron al Islam tenían que pagar altos impuestos, al tiempo que debían someterse al califa y a las leyes islámicas. Esa fue la razón por la que la mayoría de la población hispana hizo una falsa conversión al Islam, que daría el camino de vuelta tras la reconquista de sus territorios.

El mundo islámico prohíbe las manifestaciones de la fe cristiana, algunas zonas permiten la pervivencia de alguna iglesia, pero es excepción, simplemente permiten el mantenimiento de algunas iglesias preexistentes pero es rara la construcción de templos nuevos.

Los mozárabes son cristianos que mantienen su fe bajo el dominio musulmán, a veces se habla de ellos como los que mostraron oposición a la dominación musulmana, tanto dentro como fuera del territorio dominado por éstos.

Desde el punto de vista artístico destacarán más los ejemplos de arte que realizan los cristianos que han huido de territorio musulmán, pero que realizan sus iglesias con gran influencia del arte de éstos. Lo poco que se realizó en territorio bajo control musulmán se construyó en época de los Reinos de Taifas, y será destruido en etapas posteriores por los musulmanes.

Algunos lo denominan “Arte de Repoblación”, ya que lo que nos ha llegado se sitúa principalmente en la zona del Río Duero, la zona fronteriza entre Cristianos y Musulmanes que originalmente estaba poco poblada y la mayoría era población que huía de la dominación musulmana, repoblando estas zonas junto con población procedente de Galicia y Asturias.

Su cronología se extiende desde finales del siglo IX hasta el siglo XI en el que enlaza con el Románico.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL ARTE MOZÁRABE

Es un arte eminentemente religioso. Su desarrollo se centra en León como capital, donde quedan restos de arte cortesano, aunque la única construcción civil que nos ha llegado es “El torreón de Doña Urraca”.


Toman de Roma y del Islam la proliferación de baños públicos.

Al igual que en el arte Visigodo y Asturiano, no nos han llegado esculturas de bulto, sólo algunos relieves y capiteles. En escultura de bulto redondo solo hay algunos ejemplos de figuras de marfil.

Si es importante la pintura como lo fue en el Arte Visigodo y Asturiano, no solo frescos sino también pintura miniada o de miniaturas en los libros. La pintura alterna escenas profanas y religiosas.

En arquitectura no se puede hablar de uniformidad en los modelos, y como no hay evolución desde esquemas prefijados cada constructor se basará en sus propias ideas e influencias para realizar las obras. Pero si podemos decir que la influencia musulmana se limita a los detalles, siendo principal la influencia cristiana.

En planta predominan la basilical y la cruciforme, pero también hay variantes interesantes.

La cabecera de las iglesias también varía, ya que puede tener uno o tres ábsides, pero la mayoría se caracteriza por ser rectos en el exterior pero con forma de arco herradura en el interior, siendo arcos muy cerrados al estilo califal. En muchas iglesias aparece el contra-ábside, que es un ábside colocado a los pies de la iglesia.

En el interior las construcciones destacan por su falta de unidad espacial, tienen un espacio compartimentado de carácter jerárquico, separando a los fieles del oficiante y de los lugares en los que se realizan las lecturas.

También hay diferencia en la realización de los muros, en unos casos se usa piedra de sillar bien tallado, pero en otros sillarejo y mampostería. También encontramos ladrillo.

Pueden o no poner contrafuertes o estribos que tienen la misma doble función que en Asturias: unos tienen una función de sustento real y otros simplemente decoran el exterior.

Las cubiertas son abovedadas en su mayoría, con bóveda de cañón con tendencia a la herradura. Pero también hay bóvedas de cañón de medio punto, de cascos o gallonada, escarzana,... que pueden alternarse en una misma construcción, tampoco en esto hay uniformidad. Otras iglesias más pobres usan cubiertas de madera, lisa o a doble vertiente a “pan e hilera” con refuerzos de tirantes.

Como sustento usan la columna de fuste liso con basa y capitel de base corintia pero con variantes, en ocasiones aprovechan antiguos capiteles visigodos, encontramos ejemplos de influencia del Arte Asturiano al realizar el collarino en forma sogueada. También usan el pilar de base cruciforme o cuadrada. Se inicia el uso del pilar compuesto pero aún poco evolucionado. También encontramos la utilización del cimacio.

El arco utilizado es principalmente el de herradura al que prolongan 2/3 o ½ el arco como el caso del arco Califal y que en ocasiones se enmarca en alfiz, aunque hay ejemplos de utilización de arcos de medio punto.

Las fachadas están diseñadas de forma sencilla, la puerta suele situarse en un lateral, a esto hay raras excepciones.

En la zona de unión de techado y muro se sitúan ménsulas o modillones decorativos.

Se trata en gran parte de construcciones de función monástica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada