Buscar este blog

sábado, 13 de febrero de 2010

ARQUITECTURA Y ESCULTURA GÓTICA ITALIANA DEL DUOCCENTO: NICOLA Y GIOVANNI PISANO

Nicola (1215/1220-1278/1284) y Giovanni Pisano  (1250?-1314), padre e hijo, son dos arquitectos y escultores italianos considerados como los más importantes del Gótico y como precedentes de la escultura renacentista como lo fue Giotto para la pintura. Trabajaron juntos pero su estilo es diferente. Nicola fue también maestro de Arnolfo di Cambio, que trabajó como colaborador para él.

Su principal aportación fue la vuelta a las formas clásicas de esculpir, sobre todo gracias a la influencia que sobre ellos tuvo el descubrimiento del Sarcófago Phaedra en el Camposanto de Pisa. Dotan a la escultura de movimiento, expresividad y volumen. Ambos son maestros de la narración y la composición, y juegan en sus representaciones con la luz y la oscuridad mediante el bajo, medio y alto relieve (relieve ático). Pero también destacan a la hora de realizar escultura en bulto redondo.

NICOLA PISANO (Apulia, fallecido hacia 1284)

Púlpito del Baptisterio de la Catedral de Pisa” (mármol de Carrara, 1260) La primera obra reconocida de Nicola Pisano para la que se inspira en los Púlpitos que se realizaban en el sur de Italia, pero él añade la realización de relieves plenamente clásicos. En éste púlpito se consigue mucho más que la simple narración de escenas que ayudan al desarrollo de la liturgia, ya que encontramos la primera muestra de arquitectura escultórica en la que el arte supera a la mera finalidad educativa. La estructura es hexagonal (símbolo de la Muerte de Cristo) y se sitúa junto a la pila bautismal que es anterior y de forma octogonal (símbolo de la Resurrección de Cristo), y se armoniza con el conjunto de construcción circular (símbolo del nuevo nacimiento, eternidad y Dios). El púlpito se apoya sobre una gran columna en cuya base esculpe figuras grotescas y animales que simbolizan al paganismo derrotado por el Cristianismo, ésta columna está rodeada por otras seis columnas exteriores. El conjunto es aún muy gótico con arcos trilobulados, aunque ya va introduciendo gran cantidad de elementos clásicos como las figuras de evangelistas y profetas en las esquinas de los arcos y figuras de las virtudes y San Juan Bautista entre cada uno de ellos. Los relieves se organizan de forma armoniosa, separándolos con columnas clásicas. Los paneles muestran una narración consecutiva de escenas evangélicas: La Anunciación, la Natividad, el Anuncio a los pastores, la Adoración de los Magos, la Presentación en el Templo, La Crucifixión y el Juicio Final. Quedan restos de pintura que nos hacen pensar que estuvo policromado, y podemos ver especialmente la utilización de tonos oscuros en los fondos para remarcar el claro-oscuro. Nicola adaptó al contexto cristiano el estilo de realización de relieves greco-romano (relieve ático) ya que es clara la inspiración del sarcófago de Phaedra encontrado en el Camposanto de Pisa y que impactó al artista. Pero lo más destacado es la realización de las figuras, con un estudio maestro del volumen, la expresividad, el tratamiento de cabellos y ropajes, el espacio y el movimiento, la introducción de una ligera ambientación y la maestría en la narración.



“La Anunciación, el nacimiento de Jesús y la adoración de los pastores” Unifica en un solo panel las tres escenas, lo que será común en él y en su hijo a partir de ahora. La imagen de la Virgen está claramente inspirada en la de Phaedra del Sarcófago encontrado en el Camposanto de Pisa, pero Nicola da su toque personal y la hace propia. La realización de ésta figura a la manera de las matronas romanas es plenamente clásica, ya sea en su peinado como en el tratamiento de los ropajes y el rostro.



“Adoración de los Magos”, aprovecha la realización de las figuras de los Magos para hacer un estudio de las tres edades del hombre.



“La Presentación en el Templo”, es una de los paneles que más se inspiran en los relieves del sarcófago Phaedra encontrado en el Camposanto de Pisa y que tanto impresionó a padre e hijo. Las representaciones de la Profetisa Ana y de Santa Isabel parecen directamente sacadas de dicho sarcófago. También las figuras de Simeón y su acólito parecen sacadas de las figuras de Dionisios y el sátiro (que también inspirarán a Miguel Ángel a la hora de realizar su Baco).



“La Fidelidad”, se trata de una figura alegórica que porta un perro, símbolo de fidelidad. Algunos consideran que esta figura salió de las manos de su hijo Giovanni.



“La Fortaleza” Es quizás una de las figuras que mejor muestran la evolución hacia el Clasicismo de Nicola Pisano. Se trata de una de las virtudes que emanan de la obra de Platón sobre la República, pero esta vez no utiliza la figura femenina como era tradicional, sino la de un hombre que porta una piel de león y los atributos de la fuerza. Se considera a esta figura el primer atisbo de renacimiento del clasicismo, por lo tanto una obra maestra que inspirará a los grandes escultores del Renacimiento Italiano. Se aparta de la manera de representar desnudos en el Gótico primitivo, parece que Pisano se inspiró en uno de los Sarcófagos que hay en el Museo de las Termas, aunque se muestra técnicamente diferente siendo éste de Nicola más clásico y de mayor calidad técnica. Miguel Ángel bien pudo inspirarse en ésta figura para realizar su David, con la curva praxiteliana (contraposto) y la idéntica posición de las piernas, así como por la expresión de conjunto de fuerza tanto física como psicológica. A pesar de no llegar al metro de altura, parece monumental dentro del contexto.


Púlpito de la Catedral de Siena” (Mármol, 1265-1268) El éxito del Púlpito de la Catedral de Pisa hizo que se encargara a Nicola Pisano la realización de éste de la Catedral de Siena. Realizado en mármol de Carrara muestra variaciones con respecto al de Pisa. Es octogonal (Símbolo de la Resurreción de Cristo) y tiene siete relieves históricos. Coloca figuras entre cada panel, a diferencia del de Pisa en el que utilizó columnas, de ésta manera sobrecarga la decoración a lo que añade la cornisa volada y decorada con figuras. Las narraciones se contemplan como en una tira narrativa. Dada la oscuridad interior de la Catedral de Siena y la dificultad de lectura de las escenas Pisano opta por aumentar el tamaño de los paneles, aunque también multiplica el número de figuras y las reduce de tamaño. Las columnas fueron reemplazadas en 1329 y se modificó la escalera en el siglo XVI al cambiar la ubicación del Púlpito a su lugar actual. La influencia del estilo de los marfiles franceses es clara, aunque Nicola destaca por su seguimiento de las formas germanas de representar en la escultura. Pero será sobre todo el paulatino conocimiento de los relieves romanos lo que irá marcando su estilo y el de su hijo Giovanni. Cada vez se muestra más interesado en la buena terminación del conjunto cuidando la superficie, la composición y la profundidad (a lo que ayuda la colocación de puentes: trozos de piedra que sujetan las figuras casi en bulto redondo con la superficie del panel); y sigue tratando de dar ambientación en la medida de lo posible. También ha evolucionado en la expresividad y en el tratamiento de volúmenes y ropajes.



El Púlpito descansa sobre columnas que se apoyan sobre figuras de leones (dos machos que devoran sus presas y dos hembras que crían a sus cachorros). Una columna interior reposa sobre las figuras de varios personajes que representan las artes liberales. Los siete relieves nos narran episodios de la vida de Cristo con añadidos a las escenas ya presentadas en el de Pisa: la Anunciación, Adoración de los magos, La matanza de los inocentes (que probablemente fuera realizada por su hijo Giovanni), El Juicio Final.


"La Adoración de los Magos" es el segundo de los 7 paneles de relieves históricos. Muestra una gran acumulación de personajes ya que superpone varias escenas del viaje de los Magos y finalmente la adoración en el Portal. podemos ver también su gusto por añadir fondos de paisaje a pesar de la falta de espacio.




“Cristo del Apocalípsis” Entre los paneles que representan la matanza de los inocentes y la Crucifixión se encuentra esta escultura que nos muestra al Cristo Juez del Apocalipsis. Con una mirada casi amenazadora, nos muestra las marcas de la Pasión. Está realizado con gran realismo y mucha influencia clásica en el tratamiento del torso y los ropajes.


“Madonna con el Niño” muestra la imagen de María con majestuosidad coronada al estilo medieval, hace un tratamiento de los pliegues perfecto, dando sensación de pesadez de las telas esculpidas de forma delicada y al tiempo marcando el volumen del cuerpo que cubre. El rostro de maría es dulce, con una ligera sonrisa mientras que el niño aparece más forzado como añadido posteriormente.


Fonte Maggiore” (1278, mármol y bronce, Piazza 4 Novembre, Perugia) Ésta es la última obra conocida de Nicola Pisano. En ella colaboró con su hijo Giovanni y varios ingenieros hidráulicos. Se trata de un encargo de las autoridades de Perugia y Nicola aprovechará para representar uno de los derechos fundamentales de los ciudadanos mediante alegorías: el libre acceso al agua. La orientación de la fuente es hacia los cuatro puntos cardinales y marca el centro de la ciudad.



La fuente se realizó en mármol y bronce y se eleva sobre una escalinata de 4 peldaños. Su base es poligonal con 25 lados y aunque aparece cuajada de esculturas lo arquitectónico domina. Se construyó en tres niveles, el primero sobre una base de 25 lados cada uno con dos relieves. El segundo nivel se sustenta sobre columnas y tiene una base de 12 caras con las salidas de agua hechas en bronce y en cuyos ángulos coloca 24 figuras. El tercer nivel consiste en un vaso de bronce muy simple sobre una base de columna muy alta. Todo ello está coronado por tres cariátides de bronce que portan cántaros sobre sus cabezas. Las decenas de relieves son una mezcla típicamente medieval: escenas bíblicas, animales fantásticos, personificación de las estaciones y lugares, y retratos de los dignatarios locales, pero el vigor y la espontaneidad de la talla expresa una nueva libertad y naturalidad.



GIOVANNI PISANO, hijo de Nicola Pisano (1250-1314), comienza trabajando con su padre pero poco a poco va consiguiendo independencia y llegará a considerarse uno de los padres de la escultura renacentista. Destaca como autor de relieves en los que utiliza la técnica ática. Será uno de los inspiradores de la obra de Miguel Ángel.

Profeta de la Fuente maggiore (Perugia, 1278, mármol). La fuente de Perugia, realizada por su padre fue completada en 1278. Se considera que ésta escultura es obra únicamente de Giovanni, aunque hay autores que la consideran de Nicola.

"Madonna con el niño" (Camposanto, Pisa, 1280, Mármol), realizada durante su colaboración con su padre.


Eculturas para la fachada de la Catedral de Siena (1280-1297) Realiza varias obras en diferentes años para decorar la fachada de la Catedral, lo que es novedoso en la Italia Gótica, nada aficionada hasta ahora a decorar con esculturas las fachadas de las catedrales ni los pórticos, lo que encontramos en Siena no es más que la influencia de Francia. En éste caso las figuras iban a situarse entre los gabletes de las puertas, en pequeñas hornacinas góticas, no en los tímpanos. Su uso se generalizará a partir de ahora, especialmente lo vemos en la Catedral de Santa María de las Flores en Florencia. Hoy día las esculturas de Giovanni Pisano se encuentran refugiadas en el Museo della Opera del Duomo de Siena. De ellas destacan:

"Platón" (Piedra, 1280, Museo de la Opera del Duomo, Siena) Se trata de una de las figuras destinadas a la fachada de la cathedral, hoy en el Museo. Giovanni no muestra tanto gusto como su padre por lo decorativo, de hecho sus representaciones son mucho mas sobrias y carentes de sobrecargamiento.


"Sibila" (1285-1295, mármol, Museo de la Opera del Duomo, Siena)


"El profeta Ageo" (1285-1295, mármol, Museo de la Opera del Duomo, Siena) Representación del profeta



Isaías (1285-1295, mármol, Museo de la Opera del Duomo de Siena) La figura muestra gran movimiento y expresividad, exageradas ya que está realizada para ser observada desde lejos. La barba muestra la maestría de Giovanni en su manejo del claro-oscuro.



Miriam (mármol, 1285-1297, Museo de la Opera del Duomo, Siena) destinada a la fachada de la Catedral representa a la hermana de Moisés. Tiene gran movimiento que se refleja en la boca entreabierta, el cuerpo torcido, la cabeza ladeada y los pliegues. Hoy se encuentra en el museo.


"Madonna con el Niño" (marfil, Tesoro del Duomo, Pisa, 1299) originalmente formaba parte de un tabernáculo en el que se situaba entre dos ángeles y con relieves en marfil.


"Púlpito de la Iglesia de san Andrés" (mármol, 1301, Pistoia), se encargó éste púlpito a Giovanni hacia 1297 y la inscripción nos informa que fue encargado por Canon Arnoldus siendo terminado en 1301. La Iglesia de San Andrés es una pequeña iglesia románica, lo que obliga al autor a diseñar un púlpito hexagonal de pequeñas dimensiones. Su realización en plenamente gótica, en los arcos y en las decoraciones. Pero las figuras ya muestran una evolución hacia el clasicismo que se verá plenamente culminada en el Púlpito de Pisa. Las figuras altas aparecen ligeramente curvadas hacia el espectador, técnica que utiliza Pisano por primera vez, con el objetivo de facilitar la visión desde abajo. La técnica utilizada es la del cincel, con una realización rápida y profunda, lo que ha dejado numerosas marcas de golpe de cincel en el mármol. Las figuras son muy expresivas, algunas inacabadas para resaltar la expresividad. La mayor profundidad del relieve sirve para jugar con la luz y las sombras. Los cinco relieves principales represetan: la Anunciación, la Natividad y el anuncio a los pastores; La Adoración, el sueño de los Magos y el sueño de José; La matanza de los Inocentes; La Crucifixión y el Juicio Final. Muestran la maestría de Giovanni como narrador de las historias bíblicas. Como en Siena, hay figuras en los ángulos que separan las escenas de los relieves. En la foto vemos la cara del Púlpito que muestra la Crucifixión y a continuación el Juicio Final.


“Matanza de los Inocentes” con gran realismo muestra Giovanni el sufrimiento de las madres, la cruel muerte de los niños y la crueldad de los asesinos. Una gran cantidad de figuras amontonadas, algunas de las cuales piden clemencia a Herodes, que aparece entronizado a la derecha.



“Nacimiento de Jesús” Representa en una misma escena cuatro momentos diferentes: La Anunciacion, La Natividad, el lavado del Niño y la Anunciación a los Pastores.


“Adoración de los Magos”, muestra en un mismo panel el sueño de José, el sueño de los magos y la adoración de los Magos.


"Diácono" hay imágenes que separan cada panel de relieves históricos. Las columnas que soportan el púlpito descansan también sobre figuras, como las de los leones que crían a varios cachorros y se apoyan sobre un conejo. Otra de ellas sustituye los leones por un atlante barbado que retuerce su cuerpo en contraposto. Una de las figuras que separa los relieves del Púlpito es éste diácono.



"Sibila", En los ángulos de las arquivoltas se sitúan las imágenes de las seis sibilas atendidas por genios que susurran a sus oidos. Será un motivo utilizado también por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. La influencia de los marfiles franceses se ve reflejada en todo el conjunto. Ésta muestra una figura pagana que veremos muy repetida en el Renacimiento. La mujer es inspirada por un genio que aparece sobre su hombro, la forma de representar es comparable con la manera en la que Miguel Ángel representa a la Sibila Libia en la Capilla Sixtina. El movimiento y el volumen en el tratamiento de los ropajes es una de las grandes aportaciones de los Pisano a la escultura Gótica y que abre paso a los grandes del Renacimiento.


Púlpito de la Catedral de Pisa” (Mármol, 1302-1311) Después de completar el Púlpito de la Cateral de Pistoia, Burgundio di Tado le encarga a Giovanni el de la Catedral de Pisa en mármol de Carrara. Fue instalado en el coro derecho pero en 1595 sufrió un incendio y tuvo que ser desmantelado, se reconstruyó en 1926, aunque algunas de las representaciones no pudieron ser recuperadas de los museos extranjeros en los que se encuentran. Es de forma octogonal, siguiendo el modelo del Púlpito que hizo su padre en la Catedral de Pisa, pero añade nuevas plataformas para que tengan cabida más relieves, como los paneles que incluyó en la parte alta de la escalera. En conjunto recoge 9 paneles decorados con relieves históricos repartidos: 7 en la parte superior y 2 en la parte alta de la escalera. Todo ello da una sensación circular al conjunto, más que octogonal. Los relatos se leen como una tira de cómic, la pesada cornisa ayuda a impulsar el ojo del espectador. Nos muestra a Giovanni como un narrador de talento que utiliza la superposición de episodios y creando variaciones a lo que venía a ser la forma de representación de los Pisano. También introdujo dos nuevos temas - uno con tres episodios en la vida de Juan el Bautista, y otro que representa la traición y la flagelación, así como Cristo ante Caifás.


No se sabe con seguridad cuántas manos intervinieron en su realización, pero la variedad en el relieve muestra que fueron el maestro y varios ayudantes, ya que la manera de realizar el bajorrelieve es diferente en cada parte. También las figuras muestran variedad a la hora de ser realizadas. Por otro lado alternan formas góticas con formas plenamente clásicas, como la realización de volutas que sustituyen a las formas góticas en las arquivoltas, y éste clasicismo no es propio de los Pisano, y de ser de mano de Giovanni nos lo mostraría aún más como un precedente del Renacimiento.


“Natividad” La novedad que introducen los Pisano es la de tartar de dar una ambientación realista a los relieves. La escena muestra varios episodios, ya que junto con la Natividad aparece el anuncio a los pastores, dato que aprovecha el autor para dar ambientación paisajística y hacer un detallado estudio de los animales (ovejas y perros). Al mismo tiempo se reflejan dos escenas diferentes en el Portal: María observa a su Hijo en el pesebre en la parte superior, mientras que en la inferior aparecen las comadronas lavando al Niño recién nacido.


“Crucifixión” Giovanni representa de forma completa la escena de la Crucifixión, poniendo las tres cruces y mostrando el conjunto a la manera en la que los pintores de la época lo realizaban. Gran cantidad de figuras rodean al Crucificado, que marca el centro de la representación, y en la parte superior el fondo se llena de ángeles, algunos portan el Cáliz y el Pan símbolos de la Eucaristía. Las figuras a los pies de la cruz se retuercen, subrayando el dramatismo del momento, y aparecen amontonadas junto a caballos en escorzo y figuras burlonas.


“Huída a Egipto”


"El Juicio Final", detalle que muestra a los condenados. Superposición de cuerpos desnudos en alto-medio y bajorrelieve, o relieve ático, que es un precendete de la manera de hacer relieves de Miguel Ángel en el Renacimiento.


“La Fortaleza y la Prudencia” Los soportes inferiores del Púlpito son las figuras más interesantes del conjunto. Es probable que también sea la reconstrucción más inexacta. Giovanni se muestra realmente innovador en ésta zona. Por un lado muestra a la Ciudad de Pisa o de la Iglesia que amamanta a dos niños a sus pechos, como imagen de la Caridad. Lo sitúa sobre una base en la que representa a las cuatro virtudes cardinales. La Prudencia se inspira en las Venus clásicas, una de las representaciones de Giovanni que se cataloga de obra maestra del Arte Italiano dentro de éste Púlpito.


“Hércules” es otra de las figuras de la base del Púlpito. Giovanni realiza una representación de Hércules muy espiritual, dado que se trata de una figura pagana decorando un púlpito cristiano. Se encuentra por su clasicismo y maestría entre una de las obras maestras de la escultura italiana, siendo claro antecedente de la escultura renacentista. Ya vemos a un escultor que ha creado su propia manera de representar, muy diferente a la de su padre.


"Madonna con el Niño" (Cappella Scrovegni o Arena, Padua, 1305-1306, mármol) ésta Madonna fue encargada por Enrico Scrovegni para decorar la capilla familiar en Padua. Hoy se encuentra frente a la tumba de la familia y forma conjunto con dos ángeles que son de realización posterior. Las dos figuras se miran cara a cara en un gesto tierno e íntimo, ella sustenta al Niño sobre su cadera forzando la figura en contrapposto. El niño busca de manera instintiva el pecho de su madre. El clasicismo a la hora de realizar las figuras y los ropajes es claro, y algunos ven la influencia que sobre el autor tuvo El Giotto, que realizaba las pinturas de la capilla al mismo tiempo, aunque no hay pruebas sobre ello ya que no se sabe si Giovanni se trasladó a Padua para trabajar o lo hizo en Pisa. El goticismo aparece todavía en la corona de la Virgen, muy influenciada por formas góticas francesas.


Madonna con el Niño y dos ángeles (Cappella Scrovegni o Arena, Padua, 1310?, mármol) El conjunto se situó decorando la capilla funeraria de la familia Scrovegni, Enrico encargó ésta capilla para expiar sus propios pecados y los de su padre, ya que habían ganado su enorme fortuna gracias a la usura, razón por la que Dante los sitúa en su Divina Comedia en el Infierno.


"Madonna con el Niño" (Museo Cívico de Pisa, 1301-1312, mármol) Última obra de Giovanni que nos ha llegado. Está mutilada. Fue realizada para decorar el tímpano de la Catedral de Pisa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario