Buscar este blog

domingo, 4 de octubre de 2009

ESCULTURA GÓTICA ESPAÑOLA S. XV: GIL DE SILOÉ

Gil de Siloé o Gil de Amberes (Amberes, Flandes? - Burgos 1501), arquitecto y escultor gótico representante del Estilo Isabelino, que es mezcla del Gótico Flamígero y el estilo Mudejar.
Trabaja fundamentalmente en Burgos, aunque no falta quien le atribuye trabajos en Valladolid, como la "Fachada del Colegio de San Gregorio" y la "Fachada de la Iglesia de San Pablo", pero su atribución es dudosa.


Realiza retablos y sobre todo sepulcros, trabajo por el que será más conocido. Destaca toda su obra realizada para la "Cartuja de Miraflores".


Trabaja tánto la madera como el alabastro.


Conocido por su detallismo a veces sobrecargado que asemeja la obra de un orfebre. Es un artista original y debió contar con un gran taller y colaboradores para realizar tan magna obra. Su especialidad quizá no sea la expresividad en los rostros representados, pero sí lo hace con gran naturalismo.


"Santiago el Mayor", (Metropolitan Museum, NY; 1489–1493). Alabastro, oro y pintura.


"San Judas" (Museum of Fine Arts, Boston) Alabastro. Figura de pequeño tamaño que parece compañera de otras dos guardadas en el mismo museo: "San Juan Evangelista" y "San Bartolomé". Probablemente formaran junto con la del Metropolitan un conjunto de imágenes de los apóstoles de las que se han perdido otras 8.


"La Resurrección de Cristo" (1490, Hispanic Society Museum, Nueva York) Madera Policromada. Ahora atribuida a Gil de Siloé por el estilo parecido al del retablo de la Cartuja de Miraflores. Probablemente formara parte de un retablo mayor ya perdido. Muestra tres escenas en una: Las tres Marías en la tumba de Cristo a la izquierda, a la derecha Cristo en el camino a Emaús y en el frente la resurrección del Señor. La forma de realizar la escena tiene mucho en común con la que aparece el en "Retablo de la Capilla de Santa Ana" de la catedral de Burgos, que analizaremos más adelante.


"Tumba del Infante Don Alfonso" (Cartuja de Miraflores) representa al hijo del rey Juan II e Isabel de Portugal, fallecido prematuramente. Realiza un magistral tratamiento del alabastro en los detalles de la tela que recubre el reclinatorio y el libro de oraciones, esculpidos con gran realismo. El arcosolium que es un arco conopial enmarcando a otro carpanel aparece sobrecarcado de decoración


"Tumba de Juan de Castilla e Isabel de Portugal" (Cartuja de Miraflores). Dedicada a los padres de Isabel La Católica. Se trata de un sepulcro exento que muestra las figuras sedentes de los reyes, que aparecen dormidos sobre un gran lecho en forma de estrella. Cada uno vuelve la cabeza hacia el exterior, como dándose la espalda, sin relacionarse entre ellos. A pesar de aparecer dormidos, los rostros muestran naturalidad y serenidad. De nuevo Siloé recarga la decoración en los paños del lecho, las joyas, los vestidos y las figuras alegóricas que rodean el sepulcro realizadas con gran minuciosidad.


"Retablo de la Cartuja de Miraflores" encargo de Isabel la Católica. La policromía de las figuras corrió a cargo de Diego de la Cruz, que utilizó parte del oro traido de América por Cristobal Colón tras su segundo viaje.

No hay en él la típica compartimentación en calles, parece más bien seguir el modelo de un rosario que rodea la escena central.



El conjunto muestra el símbolo de la Eucaristía, cuyo centro está formado por un gran círculo que imita los rosetones góticos. El sobrecargamiento es general, y las figuras muestran ya una expresividad propia del renacimiento.
La siguiente fotografía del detalle está al revés:

El tema principal del retablo es el ciclo de la Pasión, cuya culminación es el enorme crucifijo que ocupa el círculo central del retablo. A su alrededor se distribuyen otras escenas evangélicas relativas al tema y a pesar del recargamiento ornamental el conjunto nos muestra equilibrio.

"Tumba de Juan de Padilla" (Museo Provincial de Burgos). Muestra la imagen orante del personaje, con el paje detras, decoración de ángeles y el escudo de armas familiar, en el muro en relieve aparece una representación de "La deposición de Cristo". El arcosolium lleva decoración de tracería y figurillas, se trata de un arco conopial alrededor del cual también hay decoración de ventanales góticos. Originalmente se iba a colocar en el Monasterio de Fresdelval (Burgos).



"Retablo de la Capilla de Santa Ana" (Catedral de Burgos, entre 1486 y 1492) con la colaboración del pintor Diego de la Cruz, quien se encargó de la policromía, dedicada a la genealogía de la Virgen a partir del personaje bíblico Jessé.


El retablo se organiza a manera de tapiz desplegado en un banco o predela y un cuerpo principal de tres registros verticales bien definidos, donde se disponen doseles y pináculos calados que cobijan las figuras, todo ello sobre un fondo en azul celeste y estrellado.


En el centro del banco, bajo un doselete corrido, aparece la escena de la Resurrección de Cristo con las Marías y San Juan, flanqueada en los espacios intermedios por San Pedro y San Pablo; en los extremos, los Cuatro Evangelistas, dos a cada lado.


Varias escenas se superponen en las calles laterales: el obispo Acuña, ricamente ataviado con unas galas eclesiásticas en las que Siloé dio rienda suelta a su virtuosismo detallista, junto con sus familiares y canónigos; la aparición de Cristo a San Eustaquio; el Nacimiento de la Virgen; la Presentación de la Virgen; los Desposorios de la Virgen y San José; y San Joaquín con el ángel.


En la calle central se desarrolla lo más importante del programa iconográfico: en la parte inferior está Jessé, dormido, de cuyo pecho sale el árbol que representa la genealogía de la Virgen: los brotes laterales fructifican en las figuras de los reyes de Judá, que envuelven la escena central del abrazo de San Joaquín y Santa Ana ante la Puerta Dorada, de la cual emergen unas ramas que culminan en la parte superior en la imagen sedente de María con el Niño. Escoltan a la Virgen y el Niño dos figuras femeninas alegoría del Antiguo y el Nuevo Testamento, aunque también han sido interpretadas como la Sinagoga y la Iglesia, al llevar una los ojos cubiertos por un velo y portar sus manos las Tablas de la Ley y un cetro roto, y la otra con los ojos desvelados, coronada y con un cetro íntegro.


Un Calvario exento remata el retablo en el ático, con el sol y la luna fijados en el cielo abovedado.

5 comentarios:

  1. Un artículo muy completo y con imágenes magníficas de uno de mis escultores preferidos.
    Hay una tríptico en la colegiata de Covarrubias (creo que en la sacristía), que tiene un cierto parecido estilístico a estas obras.
    El tema principal es la adoración de los Reyes Magos. Las figuras del rey Gaspar, creo recordar, y la virgen rubia tienen un notable parecido estilístico y de canon humano con las figuras exentas de los evangelistas y con las vírgenes de Siloe. ¿Sabes si son de Siloe o se le atribuye a su escuela?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alfredo, aunque reconozco que ésta parte de la pintura no es mi fuerte. Respecto a lo que dices no he incluido la obra de la "Adoración de los Reyes Magos" ya que la mayor parte de los investigadores afirman que es una obra que procede de Flandes, aunque hay quien la atribuye a Siloé como en
    http://212.170.236.112/ANavegar9/2008an46_1/2008/04/10/triptico-de-covarrubias/
    En los comentarios hay alguno que niega la autoría de Siloé que el articulista da por segura.

    Mejores fotos son las de:
    http://www.flickr.com/photos/albtotxo/2804952075/in/set-72157594426655106/

    Respecto a las del Museo de Bellas Artes de Boston las dan como seguras de Siloé ni siquiera afirman que puedan ser de su escuela sino directamente del maestro:

    http://www.mfa.org/collections/search_art.asp?coll_keywords=&coll_accession=&coll_name=&coll_artist=&coll_place=&coll_medium=&coll_culture=&coll_classification=&coll_credit=&coll_provenance=&coll_location=&coll_has_images=&coll_on_view=&coll_sort=0&coll_sort_order=0&coll_view=0&coll_package=14395&coll_start=151

    aunque ya sabes que las atribuciones cambian de un día para otro.

    Un saludo,

    Isabel W.

    ResponderEliminar
  3. Quise decir que ésta parte de la escultura, perdón.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Isabel. Me he dado una vuelta por las fotos de Albtotxo y he podido contemplar de nuevo el tríptico. Es más hermoso de lo que recordaba. No sé si tiene una nueva iluminación, lo han restaurado o es el fotógrafo que hace virguerías...
    Saludos. Alfredo

    ResponderEliminar
  5. El fotógrafo hace lo que puede, la verdad. Las fotos están tal cual, no hay retoque. Lo que sí que es cierto es que la iluminación es buena, no sé si ha mejorado porque es la única vez que he estado allí. En cualquier caso con un material tan extraordinario es fácil que las fotos parezcan buenas.

    ResponderEliminar