Buscar este blog

miércoles, 17 de junio de 2009

ARTE PALEOCRISTIANO (s. I-V d. Cto.): ESCULTURA

ETAPA DE ILEGALIDAD ( s. I- 313 d. Cto)

Al contrario que el judaísmo, el cristianismo si representará a Dios con figura humana. En principio lo hará inspirándose en las imágenes romanas, pero poco a poco se irá diferenciando.

Las representaciones cristianas tienen un alto grado de simbolismo: la vid es la sangre de Cristo, el pez (IXZUS: Ieosus Christos Theou Uios Soter = Jesucristo, hijo de Dios, Salvador), el pastor, etc. (ver pintura Paleocristiana)


La figura del Buen Pastor es una de las más características, lo presenta como un joven imberbe, con su morral y túnica corta, llevando el cordero a los hombros. Esta figura es ideal ya que por su figura apolínea permitía a los cristianos no ser identificados por ella. En otras representaciones aparece el Cristo con barba y más envejecido.

Lo más característico en la escultura paleocristiana es la escultura de sarcófagos, que se realizaban en mármol y pórfido (roca porosa oscura). En esta época muchas veces utilizan sarcófagos paganos de los que arrancan los detalles paganizantes, o aprovechaban una representación pagana con significación cristiana. Pero la decoración más usual es la de estrígiles, a base de curvas opuestas (sinuosas), el estrígile era un instrumento en forma de "S" que utilizaban los atletas y los gladiadores para quitarse el sudor y la suciedad de la piel. En el arte romano su uso es continuo como elemento decorativo en los sepulcros; de ahí pasará al paleocristiano, donde simboliza la "limpieza" (pureza) del alma. Pero esto no permite afirmar que el allí enterrado no fuera pagano. Temas como el del Paraíso Pagano aplicado al Cristiano; las estaciones, como símbolo de esperanza; la figura del Orante con los brazos levantados, del Buen Pastor, etc.

Antes del Edicto de Milán los sarcófagos se adosaban a las paredes de las cellae memoriae y en las criptas. El sarcófago solía realizarse en un solo bloque, excepto la tapa que puede estar abovedada o a dos aguas.


"Sarcófago del Buen Pastor" (s. III, Museo de Louvre), Mármol. Este imponente sarcófago luce una figura alejandrina del Buen Pastor (Cristo como guía y protección de los fieles), dos cabezas de león (fuerza, en este caso espiritual) y una decoración a base de estrígiles.

"Sarcófago paleocristiano estrigilado de Turiaso" (siglo III d. C.). Museo Arqueológico de Tarazona

ÉPOCA DE LEGALIDAD (desde el 313 d. Cto.)

A partir de este momento las representaciones se realizan de forma libre, aislando las figuras y situándolas alejadas del mundo material. La figura queda reducida a contorno, se desentienden del color, de esta manera las figuras se sitúan en un plano superior al mundo visible. Aunque sigue habiendo ejemplos de los estilos anteriores como el "Sarcófago de San Vicente" (Valencia, España, s. IV)



Se cultiva principalmente el relieve, siendo la escultura exenta propia de la figura de Cristo.


"Cristo Buen Pastor" (s. IV)





"Relieve de Cristo Buen Pastor" (s. IV, Roma)



La representación más característica es la del Cristo Doctor, en la que aparece enseñando. Pero no desaparece la del Buen Pastor. La evolución de Cristo Doctor será el Cristo en Majestad.

Ya hay libertad de representar cualquier pasaje evangélico, siendo el centro la imagen de Cristo o el Crismón, que es su representación simbólica.



Los sarcófagos suelen dejarse exentos lo que permite decorarlos por todos los flancos. Normalmente se hace una narración seguida, pero también pueden aparecer representaciones separadas por columnas y arcos, formando tabernáculos. En ocasiones se coloca el clípeo con el retrato del difunto, o de los cónyuges, o la figura del Crismón. La tapa es abovedada o a dos aguas. como en el caso de éste sarcófago cordobés del siglo IV.




La representación de Jesús crucificado se generaliza a partir del siglo V, antes se solía representar la cruz sin la figura de Cristo.

Roma será uno de los centros de realización de estos sarcófagos, y de allí se exportan. Tienen forma de caja, cubiertos por una placa plana.


"Sarcófago de Junio Basso" (s. IV, Roma, Museo della civiltà Romana), separa las escenas con columnas.



Registro superior (de izquierda a derecha): Sacrificio de Isaac; apresamiento de Pedro; Cristo entre Pedro y Pablo, se sienta sobre Caelus, la divinidad romana que se consideraba principal; prendimiento de Jesús y Juicio de Pilatos.

Registro inferior (de izquierda a derecha): Job; Adán y Eva; entrada de Jesús en Jerusalén; Daniel entre los leones y apresamiento de Pablo.


"Sarcófago de Buen Pastor" (s. IV, Museos Vaticanos), "Sarcófago de Cristo Doctor" (s. IV, Museo de Louvre)


"Sarcófago de los dos Hermanos" (350, Museos Vaticanos, Roma)



"Sarcófago Dogmático" (325-350 d.C., Museos Vaticanos, Roma), llamado así ya que muestra imágenes de los dos Testamentos.



En el friso superior: Creación de Eva (Génesis 2,18,25); Dios castiga a Adán y Eva a abandonar el Paraíso (Génesis 3,17-23); tondo con el busto de los difuntos; Milagro de Caná (Juan 2,6-8); Multiplicación de los panes y los peces (Marcos 6,30-44; 8,1-10); Resurrección de Lázaro (Juan 11,38-44).

En el friso inferior: Adoración de los Magos (Mateo 2,9-11); Curación del ciego (Marcos 8,22-26; 10,46-52); Daniel en la fosa de los leones y Abacuc trasportado por el ángel (Daniel 14,31-42); Predicción de las negaciones de Pedro (Marcos 14,26-31); Prendición y prisión de Pedro (Actos apocrifos de Pedro).

"Sarcófago de Aurelio" (Catacumba de San Lorenzo Fuori le Mura, Roma, siglo IV, mármol, en museo del Vaticano). El sarcófago, de factura poco elaborada, proviene de un taller secundario, de provincia. Los Magos se dirigen hacia la Virgen sentada en una silla de alto respaldo, que sostiene a Jesús recién nacido, fajado e inmóvil. Aún no hay una jerarquización de la figura de la Virgen, por lo que se deduce que es una imagen anterior al Concilio de Éfeso que la declara Theotokos: Madre de Dios. La actitud corporal es la misma para los tres Magos, que no se diferencian uno del otro. Por el contrario, parecería que deliberadamente se intenta enfatizar su unicidad. Su vestimenta (la que usarán durante los primeros tiempos cristianos) es el traje persa de los sacerdotes de Mitra, con el gorro frigio y los pantalones anaxyrides.


Se repiten en él, junto con la imagen del difunto, escenas de Jonás, Jacob, Daniel y Adán y Eva.

El otro gran centro será Rávena, que se caracteriza por cubrir los sarcófagos con tapa abovedada.

"Sarcófago de Isacio" (San Vital, Rávena, Siglo IV o V). Este sarcófago fue reutilizado a mediados del siglo VII para albergar los restos mortales del gobernador armenio Isacio, como lo indican las inscripciones griegas y latinas de la tapa, que no es la original. La Virgen María, sentada en una simple silla, está convertida en el trono vivo del Niño Jesús, que se estira para recibir los regalos. La jerarquía de Jesús está marcada por su mayor tamaño proporcional con respecto a los otros personajes. Los Tres Magos se acercan, con trajes persas y con sus mantos flotando por el raudo movimiento con que el artesano ha sabido dotarlos. El Mago del medio gira su cabeza para mirar a su compañero que le sigue, aunque probablemente ésta no sea la pieza original. La estrella que los ha guiado hasta el lugar es visible en el ángulo superior izquierdo. Como en el sarcófago de Aurelio, los tres Magos parecen la repetición de una misma figura.


La tapa es abovedada, típica de Rávena.


Ejemplos en España, siguen los modelos ya vistos en Roma:

"Sarcófago de Écija"



"Sarcófago paleocristiano" (hacia 330, Museo de Córdoba)

2 comentarios: