Buscar este blog

sábado, 2 de abril de 2016

ARQUITECTURA Y ESCULTURA MANIERISTA ITALIANA: JACOPO SANSOVINO

Jacopo d’Antonio Tatti Sansovino (Florencia 1486- Venecia 1570) Fue un arquitecto y escultor del Renacimiento Manierista italiano que desarrolló su obra principalmente en Venecia. De origen florentino aprendió el oficio de la mano del escultor Andrea Sansovino, cuyo nombre adoptó. Se inició como escultor con un estilo enteramente clásico, pero su obra más valorada es la arquitectónica.

En 1506 viaja a Roma donde se forma con Rafael y conoce la obra de Bramante y de Miguel Ángel. Entre 1510 y 1517 vuelve a Florencia donde trabaja con Andrea del Sarto. De nuevo en Roma, trabajará allí hasta el saqueo de la ciudad en 1527 por las tropas de Carlos V, año en el que se establece en Venecia de forma definitiva.

En Venecia recibió el cargo de superintendente de propiedades de los procuradores de San Marcos en 1529. Y como arquitecto diseñó palacios, iglesias y edificios públicos, uniendo la tradición clásica florentina y romana inspirada por Bramante con el recargado estilo veneciano, manteniendo su estatus de primer arquitecto de la ciudad hasta su muerte, que se produjo a avanzada edad. 

Sus obras llenan gran parte de la Plaza de San Marcos en Venecia, y el  Palacio Corner, diseñado en 1532, se convirtió en el modelo para los palacios venecianos de épocas posteriores.

Sansovino influyó notablemente en artistas como Andrea Palladio y Baldassarre Longhena.

Obra:

Baco (1511-1518, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Sansovino trabajó en su Baco para Giovanni Bartolini, inspirándose sin duda en el Baco de Miguel Ángel. 


Su dios del vino alegre y festivo contrasta con el misterioso y embriagado dios de Miguel Ángel. 



Vasari admira a Sansovino por su virtuosismo, especialmente en el diseño del brazo extendido, una proeza técnica que ningún escultor clásico había realizado en mármol sin un puntal.


Madonna con el niño (estuco, 1511-1518, Szépmûvészeti Múzeum, Budapest). Esta pequeña estatua, se realizó como estudio para una escultura más grande de la Virgen para el nuevo mercado de Florencia. Su mala conservación se debe al material utilizado y a su condición de boceto.


El Apóstol Santiago (mármol, 1511-1518, Catedral de Florencia, Florencia).  Esta estatua fue encargada a Sansovino para la nave de la catedral de Florencia, y formaba parte del proyecto de las doce figuras de los apóstoles que se encargaron a Miguel Ángel y que éste no terminó tallando sólo el inacabado San Mateo. Sansovino se inspira en las poses del San Marcos de Donatello.


Madonna del Parto (Mármol, 1518, San Agustín, Roma). Sansovino realizó, tanto el nicho como la Madonna. Siguió en su diseño los prototipos clásicos que habían caracterizado el Quattrocento en Florencia.



Tumba doble de Antonio Orso y el Cardenal Giovanni Michiel (mármol, 1520, San Marcelo al Corso, Roma). Se trata de una de las obras importantes que realizó en Roma para la orden de los Siervos Florentinos, para quien se encargó de la decoración de su iglesia en Roma.


Madonna con el niño (mármol, 1527, Museo Nazionale del Bargello, Florencia). Probablemente sea una de las primeras obras realizadas por el artista recién llegado a Venecia, aunque hoy se encuentre en Florencia.


Madonna del Arsenal (mármol, 1534, El Arsenal, Venecia). Esta escultura se encuentra en el atrio del Arsenal en Venecia. De clara inspiración romana, sobre todo en la estructura del edículo que encierra a la Virgen, se ejecutó durante los primeros años de residencia del artista en Venecia y marca el comienzo del clasicismo romano en un ambiente donde la tradición local todavía estaba marcada por formas góticas.


San Lorenzo de la Viña (1534, Campo San Francesco della Vigna, Venecia). La reconstrucción de la iglesia de San Francesco della Vigna en Venecia fue un encargo para Jacopo Sansovino. Pero el artista encontró ciertas dificultades; por un lado, se trataba de un proyecto con participación directa del dux Andrea Gritti, cuyo palacio familiar se encontraba justo en frente de la iglesia, y que fue quien impuso los planos y compró el derecho de usar la iglesia como capilla funeraria de su familia, mientras que las capillas laterales fueron vendidas a  las familias nobles más ricas y poderosas de la ciudad. Por otro lado, la iglesia pertenecía a los franciscanos observantes, una de las órdenes más austeras de la Iglesia, y querían un diseño adecuado a sus ideales ascéticos. Sansovino realizó únicamente el diseño interior de la iglesia, fundamentada en el estilo clásico del manierismo florentino.


Su diseño se inspira en la iglesia San Salvatore al Monte de Florencia, realizada por  Simone de Pollaiolo "il Cronaca" para los franciscanos observantes en 1499. Sansovino toma de la iglesia florentina para realizar su obra los capiteles dóricos y el friso liso, las capillas laterales con sus arcos de acceso, así como las pilastras que recorren los dos pisos enmarcando las ventanas.

La planta es de cruz latina, y ha sido objeto de diversas modificaciones, entre las que se encuentran la eliminación de la cúpula, la extensión de la nave y el añadido del coro. La fachada fue diseñada por Andrea Palladio.
Biblioteca Marciana (1537-1588, Plaza de san Marcos, Venecia). La Biblioteca de San Marcos se inició en 1537 para albergar los manuscritos dejados a la República Veneciana por el cardenal Bessarion, humanista griego y patriarca de Constantinopla. Sansovino se inspiró para realizarla en la descripción que hizo Pausanias de la antigua biblioteca realizada en mármol de época del emperador romano Adriano. 


En su diseño, Sansovino armonizó el más noble estilo clásico del Renacimiento florentino con el gusto veneciano.

La galería que recorre la primera planta es de orden toscano, inspirándose en la del Coliseo romano; los arcos tienen dovelas labradas y añade figuras de máscaras y cabezas de león que se alternan en las claves y figuras reclinadas en las enjutas de los arcos; Sobre el juego de arcos y columnas se sitúa el entablamento clásico con metopas y triglifos. 


El segundo cuerpo es más alto y en él utiliza el orden jónico, se separa del piso inferior mediante balaustrada y está coronado a su vez por un friso con decoración de guirnaldas. No aparece muro en la fachada, solo un juego de arcos que se unen mediante columnas y pilastras.


Todo el edificio se corona con una balaustrada que acentúa la tendencia vertical mediante la colocación de obeliscos en las esquinas y esculturas coincidiendo con cada columna de los pisos inferiores.


Los primeros dieciséis tramos de arcadas fueron construidos entre 1537-1553, aunque el trabajo en los frescos y otras decoraciones continuó hasta 1560. El artista murió en 1570 dejando inacabada la obra, pero en 1588, Vincenzo Scamozzi retomó la construcción de los cinco tramos adicionales, siguiendo los diseños de Sansovino.


La construcción del interior no desmerece de la fachada, incluye obras de artistas venecianos como Alessandro Vittoria, Tiziano y Tintoretto que adornan paredes y techos. La biblioteca contiene una impresionante colección de más de 750.000 libros, 13.000 manuscritos y 24.000 impresiones, que hacen de ella una de las bibliotecas más grandes de Italia y Europa.

La Scala d’Oro (1538-1558, Palacio Ducal, Venecia). Esta magnífica escalera se realizó siguiendo el diseño de Sansovino aunque fue terminada por Scarpagnino. Muestra el interés que tenían los dirigentes de la ciudad por dotar a sus edificaciones de magnificencia y recargada decoración.


La escalera une la planta de acceso con la planta principal del Palacio Ducal, sede del gobierno de Venecia.


La escalera toma el nombre de los adornos de estuco dorados, que fueron diseñados por Alessandro Vittoria y terminados en 1566.

Palacio Corner della Ca’ Granda (1533-1556, Canal Grande, Venecia). Este palacio fue construido sobre el solar que en su día ocupó el palacio Malombra, destruido por un incendio en 1532. Sansovino comenzó el trabajo en 1533 y se terminó en 1556 ya bajo la dirección de Vincenzo Scamozzi.

Se trata de la obra con más carga florentina de las que realizó Sansovino en Venecia, lo que puede apreciarse por el puro clasicismo de su diseño. la superposición de órdenes en los cuerpos del edificio, la utilización del sillar almohadillado en el primer cuerpo, la sobriedad y equilibrio de las líneas sin recargar la decoración.


El palacio, que hoy alberga la oficina de la Prefectura, perteneció a la familia Corner hasta 1814.

Ca’ Dolfin Manin (1536, Canal Grande, Venecia). Giovanni Dolfin, único heredero de una inmensa fortuna y seguidor del dux Andrea Gritti para el que trabajaba como juez, encargó esta obra al arquitecto Michele Sanmicheli, pero éste se encontraba inmerso en la realización de otras obras en Venecia y Dolfin optó finalmente por Sansovino. 

El artista realizó la obra sobre una estructura en la que previamente se situaba un complejo de edificios modestos. Diseña un amplio porche con seis arcadas que descansa sobre pilares, la planta baja se utiliza para el almacenamiento y actúa como base para las dos plantas superiores, marcadas por un balcón continuo cortado por ocho ventanas, las cuatro centrales más pequeñas y juntas, separadas únicamente por columnas. El conjunto nos permite contemplar un edificio totalmente clásico en su diseño, equilibrado y sobrio. Sus contemporáneos elogiaron más el patio interior que la fachada, sin embargo el interior del palacio fue reconstruido por completo a finales del siglo XVIII acabando con el famoso patio, pero no se tocó la fachada.


Se trata del segundo gran palacio de Sansovino después del Palazzo Corner, y acabará siendo adquirido por la familia Manin.

Loggetta del Campanario de la Catedral de San Marcos (1537-1545, Plaza de San Marcos, Venecia). Construye este pequeño edificio, que servía como lugar de encuentro cívico, para sustituir uno anterior que sufrió la caída de un rayo en 1489 y más tarde un terremoto en 1511. El diseño intentó mantener el equilibrio con las obras adyacentes, de estilos anteriores, pero aplicando el manierismo renacentista con toques venecianos propios de Sansovino.


La estructura inspira en los arcos de triunfo, con tres aberturas y un entablamento de estilo imperial romano. Suntuosamente decorado con columnas compuestas realizadas en mármoles de colores y un poco orientalizantes se parece más a un gran escenario teatral, al estilo del teatro olímpico de Palladio, que a un edificio. En 1545 se instalaron las cuatro figuras de bronce (Pallas, Apolo, Mercurio y Paz) en sus nichos, influyendo a partir de entonces en el desarrollo de las estatuillas venecianas. Hay relieves de temas mitológicos encima y debajo de los nichos, en el entablamento y en las enjutas, todo ello en un estilo lírico.

La estructura sufrió modificaciones y tuvo que ser reconstruida tras la caída del Campanile en 1902.

Apolo (bronce, 1537-1545, Loggetta, Plaza de San Marcos, Venecia). Refleja el estilo escultórico que adquirió Sansovino tras su estancia en Roma.


Venecia representada como la Justicia (mármol, 1537-1545, Loggetta, Plaza de san Marcos, Venecia). Se trata de uno de los relieves que coronan la Loggetta a los pies del campanario.


San Juan Bautista (bronce, 1540’s, Liechtenstein Museum, Viena).  Sansovino tenía gran afinidad con la escultura del siglo XV, y estaba particularmente interesado en la obra de Donatello. Esto se refleja en esta estatua de bronce, así como en la estatua de mármol que representa a este santo y que fue colocada junto al San Juan Bautista de Donatello en Santa Maria Gloriosa dei Frari en Venecia.


Pila Bautismal (mármol y bronce, 1545, Baptisterio de la Catedral de san Marcos, Venecia). En el medio del Baptisterio de la basílica se encuentra la pila bautismal realizada por Jacopo Sansovino y su taller. 


Es un gran cuenco realizado en una sola pieza con una tapa coronada por la figura de bronce de San Juan Bautista.


Ca’ di Dio (1545, Rio di Dio, Venecia). Se trata de la reconstrucción de un edificio cuyo destino era albergar a veinticuatro mujeres pobres. Este gran complejo que fue fundado en el siglo XIII, recogía en un principio a grupos de peregrinos que visitaban la ciudad. Sansovino dispuso de pocos fondos para su reconstrucción, pero los aprovechó bien. 


El edificio reconstruido tiene un impacto dramático muy alejado del clasicismo, es forma pura. Marca las líneas rectas horizontales mediante los ventanales que parecen seguir la línea del río y las verticales mediante la elevación de chimeneas descomunales. Remata las esquinas del edificio jugando con formas oblicuas.

Iglesia de San Martín (1546-1553, Fondamenta dei Penini, Venecia). La iglesia es la reconstrucción de otra anterior financiada por Antonio Contarini, y realizada según el proyecto de Sansovino de 1546. 


Comenzada en 1553, se terminó alrededor de 1619. La fachada fue restaurada en 1897, pero conservaron el diseño de la puerta central de Sansovino, a la derecha de la cual está la boca de león,  donde los ciudadanos podían denunciar de forma anónima a otros ciudadanos.

Alegoría de la Redención (bronce, 1546-1565, Catedral de San Marcos, Venecia). En los relieves de bronce los patrones de luz de Sansovino crean efectos impresionistas. En esta obra la luz parece afianzarse sobre la figura del Redentor que a su vez irradia la luz divina sobre el resto; es algo que los pintores pueden representar mediante el pigmento, y que Sansovino consigue con su manera de modelar el relieve, una hazaña que aún Tiziano no podía igualar. 


Según Vasari, Sansovino combina lo mejor de la escultura y la pintura, la creación de la "verdadera forma" como escultor, y la capacidad de "dar al fuego tanto calor y luminosidad que uno realmente ve la viveza y el movimiento de las llamas que hacen brillantes las sombras oscuras de la noche", como hace un pintor. 

Madonna con el Niño (papel maché, 1550, Szépmûvészeti Múzeum, Budapest). Esta es una representación de un tipo de Madonna que Sansovino realizó en numerosas ocasiones en relieve durante su estancia en Venecia.


Puerta de la Sacristía (1550‘s, Catedral de San Marcos, Venecia). Cuenta con paneles de bronce que representan la resurrección de Cristo y la deposición, rodeados por un marco adornado con las figuras de los Evangelistas y Profetas y bustos de artistas: Tiziano, Veronés, Palladio, Aretino y el propio Sansovino entre otros.


El detalle de la puerta de bronce de la sacristía de San Marcos representa la Resurrección de Cristo. 


La puerta es una obra maestra de la fundición de bronce realizada en Venecia. El escultor no tiene en cuenta las reglas convencionales de la perspectiva y permite que predominen la plasticidad de la forma y el modelado.


Este busto representa a Andrea Palladio.

Monumento a Tommaso Rangone (bronce, 1553-1557, San Giuliano, Venecia). Tommaso Rangone, médico y experto en higiene, astrólogo, filólogo y patrón de las artes de Rávena, encargó esta escultura a Sansovino. Rangone quería situar su monumento en la fachada de San Geminiano, en la Plaza de San Marcos en Venecia, pero hoy se encuentra sobre la portada central de San Giuliano, una iglesia en ruinas reconstruida por Sansovino para tal propósito. Ejecutado en colaboración con Alessandro Vittoria, se aparta de la práctica veneciana de honrar solo a héroes navales en las fachadas de las iglesias.


Por encima de un sarcófago muy sencillo se sitúa la estatua sedente de bronce del mecenas, retratado como un erudito en su estudio y realizado de  la misma manera que hace Tiziano en sus retratos. Rodeado de pertrechos humanistas tallados en bajo relieve, Rangone muestra su amor por el aprendizaje para toda la eternidad.

San Juan Bautista (Mármol, 1554, Santa Maria Gloriosa dei Frari, Venecia). Esta escultura de mármol, situada en una pila de agua bendita, se encuentra ahora en la pila bautismal de la iglesia. 


Sansovino deseaba que decorara su propia capilla funenaria.

Fábrica Nueva (1554-1557, Canal Grande, Venecia). Esta construcción se realiza en una parte de Venecia que había sufrido incendios en 1505 y 1514. Se trataba de una zona de negocios y tras los desastres se había reconstruido de forma desordenada y apretada. En 1550 el gobierno de la ciudad decidió demoler algunas de estas construcciones para realizar una sola construcción que diera dignidad a esta parte de la ciudad. Los gastos se cubrirían con las aportaciones de los futuros propietarios.


Así, Sansovino diseñó y construyó a partir de 1554 una hilera de tiendas y almacenes en un gran edificio a lo largo de la orilla del Gran Canal, conocido como la Nueva Fábrica Rialto. El empleo de ladrillo y piedra para todas las paredes y cimientos, hizo la estructura a prueba de fuego. 


La articulación de la fachada del edificio, con una planta baja almohadillada y sobre ella dos cuerpos que superponen sencillas pilastras dóricas y jónicas que a su vez enmarcan ventanas con frontones individuales, sigue el modelo clásico florentino, pero da de nuevo su toque personal al diseñar las esquinas del edificio de forma oblicua, como en la Ca di Dio. El conjunto contrasta marcadamente con la opulencia de diseño de Sansovino para la Biblioteca de San Marcos.

Neptuno (Mármol, 1554-1567, Palacio Ducal, Venecia). Sansovino realizó dos estatuas enormes, Marte y Neptuno, para la Scala dei Giganti, la escalera que conduce al Palacio Ducal. 



Con un modelado muy manierista, está concebido para ser observado desde un único punto de vista. 


Representa a Neptuno sosteniendo a un delfín por la cola, lo que simboliza a vencedores y vencidos.

Monumento Funerario del Dux Francesco Venier (mármol, 1555-1561, Iglesia de San Salvador, Venecia). El Dux Francesco Venier, que gobernó Venecia entre 1554 y 1556, quiso realizar un gran monumento funerario que serviría también como tumba para su hermano y sus sobrinos. Este tipo de tumbas de magnífico trazado eran exclusivas de los Dux y sus familias, que impedían a otros miembros de la nobleza que no habían ocupado este cargo realizar monumentos similares.  La traza de estos monumentos incluye la imagen yacente del Dux junto con figuras de virtudes y santos patronos, todo ello dentro de un marco arquitectónico.


El monumento de Venier se terminó en 1561 y se ajusta estrictamente al patrón de otros monumentos ducales anteriores. La figura del Dux se encuentra entre la caridad y la esperanza. La luneta con la Piedad entre las efigies de San Francisco y el Dux es de Alessandro Vittoria. Su simplicidad clásica distingue el monumento de la grandilocuencia de otros monumentos funerarios venecianos.

Aunque en gran parte ejecutada por los asistentes, la tumba triunfará gracias a su controlada opulencia y a la alta calidad de los detalles escultóricos. Esto es especialmente evidente en la figura de la Esperanza, que se representa en el acto de girar hacia adentro y hacia arriba, mirando hacia la efigie sedente del Dux. Se considera el mejor de los trabajos finales de Sansovino.

Busto de Tommaso Rangone (bronce, 1557, Ateneo Veneto, Venecia). Este elegante retrato lo realizó en colaboración con Alessandro Vittoria.



Monumento Funerario de la familia Da Lezze (?, Mármol, Santa Maria Assunta dei Gesuiti, Venecia). El diseño de este monumento es típico de varias tendencias en los monumentos funerarios de la segunda mitad del siglo XVI. Ocupa toda la pared de la entrada de la iglesia y se compone de tres bustos que representan a tres generaciones de la misma familia y que sucesivamente fueron procuradores de San Marcos. La idea se originó, probablemente, con la generación intermedia, con Giovanni da Lezze, que lo hizo construir en 1576; aquí tuvo su propia tumba bajo su busto e instaló la tumba y el busto de su padre, Príamo. A principios del siglo XVII se añadió el busto y tumba del hijo, Andrea. El motivo escultórico de una tumba coronada por un busto parece haberse originado con Alessandro Vittoria, y se convirtió en una característica popular en muchos monumentos de la segunda mitad del siglo XVI.


El busto de Juan es de Sansovino, los de Príamo y Andrea de Giulio Angolo del Moro.

1 comentario:

  1. Gracias por continuar ampliando este gran blog con el esfuerzo y tiempo que te supone. Todos los usuarios te lo agradecemos. Un saludo.

    ResponderEliminar