Buscar este blog

domingo, 5 de julio de 2009

ARTE ASTURIANO: ARQUITECTURA, ESCULTURA Y PINTURA DEL PERIODO RAMIRENSE (842-850)

Han llegado pocas obras pero muy importantes.

San Miguel de Lillo” (o Liño), 848. Está dedicada al Arcángel San Miguel y ya aparece citada en el Libro de los Testamentos de la catedral de Oviedo en los años 857 y 905.



Es una iglesia que marca mucho la verticalidad.




No nos ha llegado completa, tal y como podemos ver en la planta.




1.- Nártex o vestíbulo

2.- Dependencias laterales
3.- Escaleras de acceso a la tribuna
4.- Nave central
5.- Naves laterales
6.- Ábside central
7.- Ábsides laterales


Tiene tres naves y tres ábsides cuadrangulares interior y exteriormente, el transepto no está tan prolongado hacia los pórticos laterales como en otros ejemplos de Arte Asturiano.




El pórtico de los pies está flanqueado por dos dependencias que enriquecen la iglesia en su fachada occidental, en ellas se sitúan escaleras que dan acceso a la tribuna.



Utiliza la columna como elemento sustentante de los arcos, lo que diferenciará del Pre-Ramirense.




La Iglesia está totalmente abovedada con bóvedas de cañón. Al haber mucha diferencia de altura entre la nave central y las laterales, la central se cubre con bóveda de cañón con arcos fajones, y en las laterales hay bóvedas de cañón divididas por tramos, que tienen diferente disposición con el objetivo de repartir los pesos.




Hay restos escultóricos importantes:

En la parte de la escalinata occidental hay un arco con decoración de sogueado que da paso a la tribuna.






También hay restos de decoración de sogueado en algunas ventanas.




Las jambas están decoradas con bajo-relieves poco realistas, muy esquemáticos y plano. Pero destacan porque el autor copia los dípticos consulares bizantinos en su disposición, vemos por ejemplo el “Díptico consular de Fabio Anastasio Probus” (Louvre, París): en la parte superior el dignatario y debajo las fiestas que se organizan en su honor.



No se sabe cómo llegó a sus manos un díptico del que realizó está copia que aparece en las jambas de San Miguel.





Las basas de las columnas aparecen decoradas con imágenes de los evangelistas.




Santa María del Naranco”, 484. Construida en época de Ramiro I, “El dicho rey fundó una iglesia en memoria de Santa María, en la falda del monte Naranco, distante de Oviedo dos millas, de admirable belleza y hermosura perfecta y, para no referirme a otras de sus hermosuras, tiene una bóveda apoyada en varios arcos, y está construida solamente con cal y piedra; si alguien quisiera ver un edificio similar a ese, no lo hallará en España". (Crónica de Alfonso III).



No tiene precedentes, de hecho es muy probable que no se pensara en principio como iglesia, sino como palacete con finalidad civil aunque con vestigios religiosos. Algunos dicen que servía de punto de encuentro del Rey con sus vasallos para dictar órdenes políticas y militares. Posteriormente, hacia el siglo XII, se le da un uso como iglesia, dedicándose a la advocación de la Virgen María.


El exterior nos muestra un muro sólido lleno de contrafuertes que se corresponden con los arcos interiores. Tiene acceso por los dos laterales, pero solo desde uno de ellos se llega al piso superior.



La fachada tiene en su cabecera un arco tripartito superior que simula una falsa cámara del tesoro.



Es un edificio de dos pisos.




Piso superior: planta de salón cubierta con bóveda de cañón con arcos fajones y dos pórticos abiertos en cada lado. Se accede a este piso por una escalera exterior lateral que a su vez da acceso al piso inferior.



Los muros laterales de esta sala tienen arcos entregos (embutidos en el muro).




Se asientan sobre columnas de fuste sogueado, con capitel de tronco de pirámide invertida con decoración geométrica que se compartimenta con tiras de soga, los espacios que quedan libres se decoran con figuras humanas y de animales fantásticos.





Entre las enjutas hay medallones o clípeos decorados con representaciones animales en bajorrelieve, muy esquemáticos.



En los pórticos se sigue utilizando la columna de fuste sogueado, pero los capiteles que encontramos son de tipo vegetal.



Los arcos que sostienen se decoran con molduras, se trata de arcos peraltados, con peralte recto lo que da esbeltez.



El altar que aparece en uno de los pórticos procede de “San Miguel de Lillo”. 



Piso inferior, también de planta de salón con bóveda de medio cañón sobre zócalo con arcos fajones, parecida en su realización a la “Cámara Santa” de Oviedo.




Tiene acceso por los dos laterales. 
Bajo la zona que corresponde a los pórticos superiores se sitúan dos estancias con cubierta plana de madera, una de ellas era un baño, tenía una piscina y conducciones de agua, se abre al exterior por tres grandes ventanas. La otra no se sabe a qué se dedicaba, pero a diferencia de la anterior no se puede acceder a ella desde la cámara interior sino desde una puerta exterior.



Santa Cristina de Lena” (Pola de Lena, Asturias). algunos autores consideran que en realidad sus orígenes son visigodos, pudiendo ser la antigua fundación del siglo VII de San Pedro y San Pablo de Felgueres, y que el rey Ramiro I o bien su hijo Ordoño I (850-866) reformaron o reconstruyeron de nueva planta.




Su fachada exterior está cuajada de contrafuertes, muchos de ellos de carácter decorativo.





Puerta de acceso con arco de medio punto:




Tiene una planta complicada, con muchos entrantes y salientes. En realidad es una planta de salón que al igual que en Santa María del Naranco intenta simular una planta basilical usando un juego de espacios en la cabecera: la divide en tres tramos, aunque solo tiene un ábside central cuadrado interior y exteriormente, los laterales se cierran con dos nichos semicirculares, que sustituyen a los ábsides laterales.





La cabecera se separa de la nave por medio de una iconostasis de tres arcos y decoración de celosías e inscripciones. Ésta da acceso al transepto que se haya a un nivel superior que el resto de la iglesia y se accede a él por dos escaleras laterales.




Cubierta de bóveda de cañón con arcos fajones.




Las columnas alternan fustes lisos al estilo visigodo y sogueados a la manera de los de Santa María del Naranco.



Muchas de ellas son columnas entregas como las de Santa María. Los laterales se abren en cruz en planta, se trata de dos capillas cubiertas con bóveda de cañón, aunque algunos estudiosos piensan que una de ellas podría servir de sacristía.




También aparecen los medallones o clípeos al igual que en Santa María del Naranco.




Hay una ventana tripartita en el ábside central.



Gran parte de la decoración procede de edificios visigodos y se reutilizaron.


1 comentario:

  1. me ha parecido un resumen aparte de las imagenes.perfecto

    ResponderEliminar