Buscar este blog

domingo, 3 de mayo de 2009

ESCULTURA ASIRIA (1550-626 a. Cto.)

Hay numerosos restos escultóricos muy repartidos y de carácter diverso.

Domina el relieve sobre el bulto redondo. El relieve también se distribuye en franjas superpuestas o dividiendo el muro en registros y suelen policromarlos.

Se inicia la técnica del bajorrelieve, sobre todo en época de Assurnasirpal, teniendo temáticas militares (enfrentamiento y dominación) y de caza (a pie, en carro, a caballo) en las que el rey es el protagonista. No se da ambientación ni motivos vegetales, pero el tratamiento anatómico llega a su punto más desarrollado.


Otro motivo muy utilizado es el de los animales fantásticos, genios alados con cuerpo humano y cabeza de ave, o mezclando diferentes animales en uno.

“Estatua de Asurnasirpal” en el que hay un especial tratamiento de la barba.



"Asurnasirpal y un genio alado"



El tema representado es el rey Asurnasirpal seguido de un genio alado en el acto de la polinización de las palmeras datileras. Forma parte de un gran conjunto escultórico de relieves en las ruinas de la ciudad de Ninive. Destacar que ambas figuras, con diferentes atributos, representan al mismo personaje, al rey.

El artista continúa utilizando algunos de los recursos expresivos de la tradición sumeria: riguroso perfil de los caballos, igual método para indicar la existencia de tres caballos y no uno.

Lo más característico va a ser la diferencia que existe entre el tratamiento de la figura humana y la de los animales: Las personas están concebidas de una forma estática, más con un afán de decoración, que como un retrato; son rígidas y bastante primitivas y están ligadas a las antiguas convenciones sumerias: pies de perfil colocados unos detrás de otros; el rostro y las piernas de perfil y el torso de frente…

Esta supeditación a modelos arcaicos da a estas figuras una impresión de uniformidad: rostros de las figuras prácticamente iguales, se distinguen por su diferente vestimenta.

Sin embargo los asirios aportarán una novedad a la figuración mesopotámica: el abandono del cánon sumerio de proporciones humanas. En efecto, aquí los hombres están representados ateniéndose a las proporciones reales, abandonándose así la importancia dada por los sumerios a la cara, que se convierte prácticamente en una máscara impersonal. Al mismo tiempo también se ignoran las convenciones impuestas por la jerarquía social: el rey no tiene mayor estatura que sus servidores como ocurría anteriormente. Otro de los rasgos de la representación humana asiria será la importancia dada a la prestancia física, así los músculos de los brazos y piernas siempre serán representados en tensión, incluso en escenas en las que se narra una actividad para la que no se requiere esfuerzo físico.

El origen de los genios alados proviene de tradición agrícola de los valles mesopotámicos: el datil es uno de los cultivos esenciales en la dieta y dio lugar a una leyenda que asignaba la germinación de las palmeras a unos genios alados que se representaban bajo la figura idealizada del rey polinizándolas lo que implicaba la donación a su pueblo de los bienes de la agricultura.

Con la aportación asiria, el arte mesopotámico dejará de ser un arte exclusivamente religioso, para convertirse en un arte más profano, a la mayor gloria del hombre, aunque sea la de uno sólo, el rey. La divinidad será a partir de ahora meramente un símbolo, la grandeza y la nobleza de los reyes lo ocuparán todo. Este proceso culminará en Persia.

“Obelisco Negro” de época de Salmanasar III, dividido en dos franjas que muestran, la primera escenas de protocolo y la segunda escenas de guerra.


Salmanasar III (858-824) utilizó también - imitando a su padre Assurnasirpal II - el obelisco en vez de las estelas, para narrar con relieves figurados y adecuados textos sus empresas militares. Los textos que complementan las escenas aluden a los principales hechos de los años del reinado del monarca asirio, conocidos por otras fuentes.

El Obelisco negro (2,02 mts; Museo Británico), llamado popularmente así por el color de su alabastro, presenta sobre cada uno de sus cuatro lados cinco recuadros en relieve (en total suman 20) con la representación de las escenas de vasallaje de diversos reyes y Estados sometidos y la entrega de los obligados tributos (barras de metal, marfil, madera, objetos manufacturados y animales domésticos o salvajes, entre otros). La lectura de los recuadros debe hacerse en sentido horizontal y desde arriba abajo, abarcándose así cinco argumentos: el tributo de los habitantes de Guilzanu; el del israelita Jehú, de la Casa de Omri; el del país de Musri; el de Marduk-apilusur, príncipe del país de Sukhu; y, finalmente, el tributo de Qarparunda, príncipe del país de Khattin.


Las cinco secuencias van acompañadas de un breve texto explicativo que las identifica perfectamente. La parte superior del obelisco, en forma de torre escalonada, y los frontis de las caras por su parte inferior están cubiertos con el relato de las campañas de los primeros treinta y un años del rey.

Esta magnífica pieza, tallada en un bajorrelieve muy plano y sobria en detalles secundarios, fue situada en una de las grandes Salas de audiencia del palacio de Kalkhu, sirviendo de propaganda y autoelogio del rey.

Destaca la realización de TOROS ALADOS, que se considera escultura mixta: bulto redondo + relieve. Tenían como finalidad alejar a los malos espíritus y a los enemigos de la ciudad. Suelen tener 5 patas, de forma que ya sean vistos de perfil o de frente, las paras aparecen representadas por completo. Destacan los Toros alados del Palacio de Korsabad (722-705 a. Cto.) de época de Sargón II.



“El hombre del León” que muestra a un hombre venciendo a un león. En los muros del Palacio de Korsabad. Otros ejemplos de estos relieves son “Sargón llevando una cabra montés”, "Sargón y sus súbditos", "Representación de la construcción de un palacio”, “Escenas de caza” (en las que Sargón no aparece cazando sino mirando).



En época Asiria destacan también los relieves de cacería aparecidos en el Palacio de Nínive, en los que aparece el rey Assurbanipal, destaca por ejemplo la escena de "La Leona Herida", de gran realismo. Es un bajorrelieve de alabastro. No tiene ambientación ni representación vegetal, pero si hace un estudio de la anatomía humana y animal.


Otros ejemplos de esta época son: “La caza del león”, “El rey cazando a caballo”, “Soldados llevando a un león”, "Arqueros de Assurbanipal",...


Hay otros ejemplos de relieve cortesano: “Assurbanipal y su esposa celebrando una victoria”.


3 comentarios:

  1. Thank you, I hope to improve day by day.

    Isabel

    ResponderEliminar
  2. me parece q les falta investigar mas sobre el tema hay cosas muy anonimas q no se entienden bien.

    ResponderEliminar