Buscar este blog

martes, 21 de abril de 2009

PALEOLÍTICO SUPERIOR 30.000-10.000 a. Cto.

En el arte Paleolítico destaca el seguimiento de la ley de la frontalidad, típica de las artes más antiguas. Este tipo de representaciones sólo debe observarse de frente, incluso tratándose de escultura de bulto redondo, y siguen una rigurosa simetría respecto al eje principal vertical.

PINTURA PALEOLÍTICA


En esta etapa el hombre se refugiaba en cuevas, ocupando la parte más exterior de las mismas con objeto de aprovechar la luz. La pintura, que es lo más característico de esta etapa, se sitúa en la zona más profunda de la caverna, lugar considerado como santuario.

La pintura prehistórica muestra muchas veces sujeción a normas de composición artística, como la simetría. La técnica es lineal, es decir, primero marcan los perfiles de la figura y luego rellenan de color. Los colores que predominan son el color tierra que se combina con el negro del carbón procedente de la combustión de la madera. El elemento disolvente es la grasa animal, que a veces se mezcla con sangre.

La superficie de la pared se alisaba, aunque en muchas ocasiones se aprovechan los entrantes y salientes para intentar dar volumen a las figuras.

Las representaciones suelen ser animales y humanas, aunque son características las manos, que se realizaban mediante dos procedimientos: impregnando de pintura la mano que se apoya en la pared dejando la huella, o posando la mano sobre la superficie y soplando la pintura con un canuto, de forma que marque el contorno.

Las pinturas prehistóricas se han mantenido bien en su mayor parte gracias a que las cuevas han permanecido cerradas, sin alterar las condiciones de su interior.

La finalidad de la pintura es mágica, piensan que el hecho de representar el animal que desea cazarse lo hará hacerse realidad. De esta manera podemos decir que la pintura prehistórica tiene una finalidad básicamente religiosa. La zona donde se encuentran, en la parte más interior de las cavernas era considerado el santuario.

Se pueden encontrar innumerables imágenes en una pared, muchas de ellas sin terminar, y apelotonadas de forma superpuesta.

Las figuras de animales están muy perfeccionadas, junto a ellas aparecen signos y figuras esquemáticas.

El AURIÑACIENSE destaca por las figuras de manos y pies, así como por figuras realizadas con los dedos.

"Cueva del Castillo" (Santander)


El SOLUTRENSE añade la figura animal, dibujada en tono plano que llena toda la figura, a veces únicamente se marca la línea de contorno.

"Cueva del Pindal" (Asturias)



En el MAGDALENIENSE es el período que más desarrolla la pintura mural, policromía con más de un color. El hombre se introduce en las escenas, representado de forma esquemática, lo que choca con la exactitud con que se pintan los animales.

Ejemplos de pintura Magdaleniense:

"Cuevas de Altamira", en Cantabria. Tiene un espacioso salón, cuya bóveda natural está cubierta de pinturas. Aprovecha los salientes de la roca para dar volumen a los animales. Los colores son variados: negro, ocre, amarillo, rojo, violeta,... no aparece ni el verde ni el azul. El bisonte es el animal más característico de los representados en Altamira, aunque también aparecen caballos, jabalíes, gamos, etc.



"Cuevas de Laxcaux" en Francia, nos ofrece también numerosas escenas de animales, en este caso dentro de una cierta escenografía, ya que las figuras animales aparecen mezcladas con figuras humanas muy esquemáticas. El ejemplo más característico de Laxcaux es la imagen del "Bisonte atacando a un hombre". Hay simetría y composición.








"La Cueva de El Pendo" (Cantabria)



ESCULTURA PALEOLÍTICA

Las representaciones figurativas en esta época tienen un significado mágico y simbólico.

Se realiza en diversos materiales como el hueso, el marfil, la madera y la piedra. La escultura de hueso tiene una finalidad práctica y ornamental, realizándose agujas, arpones, anzuelos, cuchillos, etc.

En el AURIÑACIENSE nos han llegado esculturas en piedra, hueso y marfil, tanto en bulto redondo como en relieve. Aparecen también figuras humanas en mayor número que las animales. La figura más característica es la Venus, que resalta los atributos sexuales, y a las que se atribuye una idea mágica, de fecundidad y capacidad procreadora. Evoluciona de formas más naturalistas a formas más estilizadas y abstractas. Se han encontrado más de cien figuras de este tipo.

Los ejemplos más destacados de la escultura de esta época son "La Venus de Lespugue" (Museo del Hombre, París) que tiene carácter abstracto y geométrico (21.000 a. Cto).



Pero la más conocida es "La Venus de Willendorf" (Museo de Historia Natural de Viena), de formas redondeadas, destacando mucho los atributos sexuales (30.000-25.000 a. Cto).



Las venus pueden aparecer también representadas en relieve, como es el caso de "La Venus de Laussel" (Musée d'Aquitaine, Burdeos, también conocida como "La Venus del Cuerno". El cuerno representa la fecundidad.



En el SOLUTRENSE resaltan las representaciones de animales en altorrelieve.

En el MAGDALENIENSE destaca la aparición de numerosas figuras de marfil de pequeño tamaño.

5 comentarios:

  1. Muchas gracias por haber dejado este trabajo. Me ha ayudado mucho y la información es la que el profesor dice. Muchas felicidades por este trabajo fantástico

    ResponderEliminar
  2. gracias te lo agradezco

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, esta información está bien comprensible!!!

    ResponderEliminar